La empacadora Limones de Tecomán Colima, S.A. de C.V. (Liteco), se ha convertido con el paso de los años en un ejemplo a nivel nacional. Desde su fundación, en 1996, la innovación y tecnificación han sido sus apuestas permanentes. Hoy cuenta con 160 trabajadores que empacan diariamente hasta 130 toneladas.

El cítrico saliente de la “capital mundial del limón” ha conquistado los mercados de Estados Unidos desde hace más de una década. Tiene presencia en Fresno California, Los Ángeles, San José, San Francisco, Chicago y Mc. Allen. Su representante Ernesto Orona Flores explica que el producto es empacado bajo las más estrictas prácticas de higiene, seguridad, inocuidad y manejo, condiciones que le han permitido introducir al selectivo mercado norteamericano el 30% del limón empaquetado.

En México, Liteco tiene presencia en Guadalajara, México, Monterrey, Obregón, Tijuana, Mexicali, León, Celaya, Torreón y Culiacán. La clave del éxito: “Más que nada fue mucho la visión, me ha gustado arriesgarme y apostarle. La tecnificación nos permitió crecer en grande cuando compramos una de las primeras máquinas de empaque de limón en el país, eso nos permitió vender más fruta, llevarla más lejos, comenzar a exportar e innovar, nos dio un poco más de margen”, recuerda Orona Flores.

Pero también han centrado los esfuerzos en conseguir la más alta calidad para llevar el mejor limón al mercado, “tenemos ranchos certificados, le hemos apostado a la inocuidad y certificaciones para irnos posicionando por encima de la competencia”.

Sin embargo, el camino no ha sido fácil. El dragón amarillo se atravesó desde hace tres años en las metas de producción y empaquetamiento de los limoneros de la región. “Tuvimos una fuerte caída de la producción, a la fecha nos sigue afectado, muchas huertas han cerrado. Si antes estaban operando 60 empaques, hoy estamos trabajando nueve, tenemos que ayudarnos con limones de Michoacán para poder salir adelante porque la producción de Tecomán a veces no alcanza, nosotros tuvimos que derribar 25 hectáreas”.

Pero los productores de la región también se han visto afectados por la inseguridad, la falta de agua, de empleo y de apoyos gubernamentales, “el dinero está escaso, los insumos muy caros, se han venido elevando nuestros costos”. A raíz de las afectaciones y de la merma en la producción, el sector de limoneros ha conformado en los últimos tiempos un frente común para conseguir más apoyos.

Lo que les queda, dice Ernesto Orona, es no darse por vencidos: “Vamos a seguir plantando limones, no quitaremos el dedo del renglón. Tenemos que poner nuestro granito de arena, unirnos y echarle ganas, sino se corre el riesgo de que se estanque la producción”.

A los gobiernos federal y estatal les pide que volteen a ver y apoyen más a los productores de limón: “En este momento lo que más necesitamos son los sistemas de riego”. Tecomán es una de las ciudades con más cultivo y producción de este cítrico. En la ciudad colimense existen más de 20 mil hectáreas y se producen más de 350 mil toneladas al año.