Acolchados, valiosa herramienta en la agricultura moderna.

Home/Mayo 2019/Acolchados, valiosa herramienta en la agricultura moderna.

Acolchados, valiosa herramienta en la agricultura moderna.

En la actualidad, el acolchado es una técnica que consiste en colocar una membrana de plástico sobre el medio o área de cultivo, para formar una barrera entre el suelo y el medio ambiente que lo rodea, con el propósito de brindar protección a las plantas y estimular su desarrollo.

El uso de los acolchados para mejorar las condiciones de producción ha existido prácticamente desde el inicio de la agricultura, cuando de forma natural se formaban las cubiertas vivas o de residuos vegetales, y se sacaba provecho de ellas para reducir la perdida de agua, la erosión y el control de malezas que compiten directamente con el cultivo; pero con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, el uso de cubiertas plásticas más sofisticadas diseñadas específicamente para tal fin fueron sustituyendo a las naturales.

Hoy en día el uso de acolchado plástico permite crear un microclima el cual ayuda al crecimiento de las plantas ya que tiene la capacidad de retener la humedad y acumular el calor, además suprime la presencia de malezas que compiten por agua, luz, nutrientes y espacio, disminuye la evaporación del agua de riego por lo que su consumo es menor e incluso se pueden obtener frutos más saludables e inocuos. Esta técnica puede ser empleada en una extensa variedad de cultivos, sobre todo en hortalizas de trasplante como el jitomate, tomatillo, chile, pepino, entre otros, los cuales han mostrado un incremento significativo en lo que respecta a precocidad y rendimiento gracias al uso de este método, además de mejorar la calidad del producto y ahorrar en mano de obra, componente cada vez más escaso en la región y de alto costo.

En esta modalidad se utiliza una película de plástico hecha de polietileno, material que no daña la estructura de los cultivos ya que, además de estar acondicionada con antioxidantes y protectores UV, tiene propiedades mecánicas que la hacen resistente a los cambios de clima y a la intemperie, incluso le permite tener mayor durabilidad.

Algunas otras ventajas principales con el uso del acolchado son: a) a una profundidad de 5 centímetros se incrementa la temperatura del suelo alrededor de 3° centígrados con acolchado negro, y 6° centígrados con acolchado claro, el efecto de este aumento se refleja en una cosecha precoz y más rendidora; b) reduce la compactación permaneciendo el suelo suelto y bien aireado, por lo tanto, las raíces tienen mayor cantidad de oxígeno disponible y la actividad microbiana se incrementa mejorando la estructura; c) reduce la lixiviación de fertilizantes y el ahogamiento de plantas por exceso de humedad, debido a que el agua de la lluvia escurre por el acolchado y entre las camas; y d) no se requiere cultivar, por lo tanto, no hay daño mecánico o poda de raíces. Por otra parte también tiene ciertas desventajas, como su remoción periódica la cual por lo general se realiza anualmente, lo que requiere de inversión y maniobras extras, también el costo de producción se incrementa relativamente, sin embargo esto se justifica al evaluar el beneficio de una mayor utilidad.

Para la formación de camas y su acolchado existe maquinaria especializada, la cual hace la instalación de la cintilla para el riego por goteo y la cubierta plástica de forma simultánea; en este punto es importante que la cama quede algo alta, con un ligero declive de 3 centímetros y un suelo bien mullido para evitar que se rompa el plástico. Las medidas más comunes del acolchado son de entre 1.2 a 1.5 metros de ancho y de 1.25 a 1.50 milésimas de pulgada de grosor, con rollos de 730 metros de longitud, las perforaciones normalmente son entre 5 y 10 centímetros de diámetro y una distancia entre ellas de los 30 a los 50 centímetros, y pueden ser a doble hilera o a hilera sencilla, en el caso de cultivos a una hilera, tales como tomates o pepinos, la cintilla debe colocarse aproximadamente a 10 centímetros de la perforación con el emisor hacia arriba, y para cultivos a doble hilera, como los chiles, la cinta se coloca en el centro de las dos perforaciones. Con el uso de acolchado se logra intensificar la producción y se aumenta la eficiencia en el uso de los recursos.

Fuente: Manual de acolchados vegetales y películas plásticas; Dr. Jesús Martínez, responsable del Proyecto de Hortalizas, Facultad de Agronomía de la UANL.

Leave A Comment

tres × 1 =

Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.
RECIBE NUESTRAS NOTICIAS
Suscríbete a AGROAMIGO y recibe las noticias por email del sector agropecuario y comercial.
*Por favor revise la carpeta de correos no deseados para la confirmación a su suscripción
Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.