Son 85 por ciento de empresas familiares, son del ámbito agropecuario
La empresa familiar tienen una gran participación de la población económicamente activa; debería ser el futuro del país, señala consultor.

México tiene un gran soporte en las empresas familiares y tan es así, que se considera que el 85 por ciento de ellas, corresponden al rubro familiar. Además, su importancia es más palpable en el ámbito agropecuario ya que se estima que del total de empresas familiares, el 97 por ciento pertenecen al rubro agropecuario.

Esto lo considera Carlos Cosío, consultor y socio director del despacho «Consultores en Dirección del Crecimiento» de la ciudad de México. Él, estuvo de visita el pasado mes de agosto para impartir la plática “El arte de dirigir el crecimiento de la empresa familiar”, invitado por los directivos de la Asociación Ganadera Local Especializada en Engorda de Ganado Bovino de Tlaquepaque.

Abundó en que la participación de este tipo de empresas contribuye al Producto Interno Bruto (PIB) con entre el 70 y 75 por ciento. Es por ello que considera como de gran importancia este tipo de empresas, pues también estima que de la población económicamente activa que trabaja en empresas familiares, alcanza entre el 85 y 90 por ciento. “(El agropecuario) Creo que es todavía un área donde la incidencia de empresas familiares es mayor. Y se observa en la asistencia a mis pláticas”, explica Carlos.

Dentro de la plática, expuso las ventajas y desventajas que se tienen en la empresa familiar. Ventajas como la confianza entre los familiares que colaboran y los familiares que se identifican e integran plenamente. Como desventajas, señala los problemas familiares que contaminan el negocio: la autoridad en la organización se ve afectada por las relaciones familiares, o la confusión en los roles empresariales (capital, trabajo, dirección) generando desconfianza.

La importancia de las generaciones en una empresa también puso a varios de los asistentes a escuchar con atención. Entre estos temas, menciona en la primera generación al «Fundador-Patriarca»; «Organización Social», «Fundador Hombre Orquesta» y «Confianza como base en las relaciones de trabajo, miembros de la familia en puestos clave (nepotismo)».

Para la segunda generación, expresa que puede perderse la armonía y la integración familiar al morir el fundador; conflictos entre hermanos pueden agravarse por la intervención de la familia política o desenlaces posibles: vender los negocios y repartirse el dinero; repartirse los negocios y convertir cada uno de ellos en una empresa de primera generación; aceptar un hermano como líder del grupo, o varios hombres orquesta.

Para la tercera generación refirió que los conflictos entre primos y sus respectiva familia política, son tan difíciles de manejar, que el éxito en empresas de tercera generación sólo se logra cuando se institucionaliza y deja de ser familiar. Otro inconveniente, es que la gran mayoría de las empresas de tercera generación, si no se institucionalizan o se reparten para convertirse en empresas de primera o segunda generación, fracasan.

Otros temas. Habló también que en el ramo agropecuario, la mayoría de las empresas son familiares pero que en ellas existe una forma muy particular de operar ya que la mayoría se dirige sin las bases legales adecuadas y está más que nada, al criterio del papá o del fundador.

Cuando se trata de tocar temas legales (como hacienda o herencias) muchos de ellos los evaden, cuando debería ser una prioridad para el sano desarrollo de esa empresa. Explicó que se tiene la posibilidad de heredar en vida aún sin dejar de dirigirla, quien fundó una empresa y poco a poco ir encaminando a los hijos o descendientes en el conocimiento de la empresa.

Señala también la importancia de analizar las cualidades de cada uno de los miembros de la familia para irlos ubicando donde corresponda a la empresa. En caso de no encontrar un espacio adecuado, se pudieran crear las facilidades necesarias para crear la empresa que correspondiera y aunque fuera de otro ramo, seguiría como empresa familiar.

Otros varios temas de bastante interés fueron tocados para que al final, recibiera un aplauso de reconocimiento por parte de los asistentes y un público agradecimiento por parte de los organizadores, así como al patrocinador de esta charla.

PIE DE FOTO
UNO
ING. CARLOS Cosío, consultor y ponente de la charla.

FOTO DOS
PANORAMA de la charla en el Auditorio de la UGRJ.