Alga espirulina: el súper alimento con gran potencial de agronegocio

Home/Septiembre 2015/Alga espirulina: el súper alimento con gran potencial de agronegocio

Alga espirulina: el súper alimento con gran potencial de agronegocio

Andrea Cárdenas Novoa
Por su alto valor nutricional, con proteínas más digeribles que la carne, el alga espirulina se considera dentro del grupo de los súper alimentos o alimentos del futuro, afirmó el biólogo Eduardo Juárez Castillo:
“Tan sólo cinco gramos de espirulina contienen la proteína equivalente a un filete de pescado de 200 gramos… Para dimensionar su valor nutricional, basta decir que contiene prácticamente la misma concentración de proteína que el huevo de gallina, entre otras propiedades”.

El experto del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) explicó que aunque se le conoce como alga no lo es. Es una bacteria que vista al microscopio tiene forma de espiral.

Pero además de su aporte nutricional, el laboratorio de Ecosistemas Marinos de Acuacultura de la UdeG desarrolla desde hace cuatro años, un proyecto de cultivo y estudio de este alimento por el enorme potencial de agronegocio que tiene, “sobre todo porque hay una tendencia de valorar los alimentos naturales y amigables con la salud”.

“Hemos aprendido a cultivarla, mantenerla, estudiar sus propiedades químicas, biológicas y nutrimentales”, relata Juárez Carrillo, pero también estudian la fabricación de suplementos alimenticios: “Hemos fabricado chocolates, barras de alimento para que se pueda consumir de manera inmediata… Estamos tratando de incentivar el cultivo de la espirulina a tamaño industrial y el cultivo de traspatio…”.

En el mundo de los alimentos naturistas y nutracéuticos, la espirulina está bien posicionada, incluso un volumen importante tiene que importarse de países asiáticos para satisfacer la demanda en el país.

El encargado del proyecto en la UdeG detalló que a nivel regional, el producto se cotiza a mil 300 pesos el kilogramo, “es un negocio muy nuevo y tienes un amplio margen de ganancia porque el costo de producción de un kilo anda entre los 300 y 400 pesos”.

¿Por qué esta alga debe ser vista como una oportunidad de agronegocio?, se le cuestiona y responde: “Porque es muy fácil de cultivar y crece en grandes cantidades, tiene un rendimiento hasta de 60 toneladas por hectárea utilizando una pequeña fracción de agua, puedes tenerla en tu casa o hacer tu negocio, y puedes obtener a partir de ella alimento”. En países como Kenia su cultivo es obligatorio para paliar la pobreza alimentaria.

Uno de los retos, a decir de los productores, es la difusión de sus beneficios y las diversas formas en que puede consumirse; desde mazapanes, barras, cápsulas, galletas o polvo combinable con jugos, yogures y licuados, entre otras opciones.

Pese a su potencial como agronegocio y a las altas expectativas de este cultivo, los especialistas lamentan la falta de incentivos y lanzan un llamado a la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) y a la Sagarpa para que dentro de sus programas de capacitación promuevan cursos que instruyan sobre el potencial de este alimento y la forma de cultivarlo.

“Hay un mercado enorme de alimentos sustentables y orgánicos, la Seder debe estar en las delegaciones promoviendo la impartición de cursos, pero también necesitamos que se fomente el consumo de alimentos alternativos”, pide el biólogo de la UdeG.

Apenas el mes pasado, Luis Robles Briseño, uno de los coordinadores del área de Acualcultura de la Seder, adelantó que los proyectos productivos relacionados con la espirulina también podrían impulsarse con apoyos oficiales, por la creciente demanda que existe de productos nutricionales de origen natural.

La aportación del sector académico
Por el momento y ante la falta de incentivos oficiales, la Universidad de Guadalajara ha liderado el proyecto para investigar y acercarse más a este cultivo, desarrollando una metodología para enseñar la forma de producirla mediante un paquete económico y rentable para quienes se interesen en establecer unidades productivas de diversos tamaños, según la inversión disponible.

El biólogo especializado en la materia se expresa sobre la aportación del laboratorio de Ecosistemas Marinos de Acuacultura, “diseñamos un par de tanques de cultivos, hemos diseñado varios prototipos para tanques que se pueden mantener en escasos dos metros cuadrados en la azotea del patio de una casa, donde te puede producir la proteína necesaria para un hogar”.
De esta manera pueden establecerse “granjas de algas” con una producción mínima de tres a cuatro kilogramos al mes, que dejarían un buen ingreso a sus interesados, dado que cada gramo tiene un valor comercial mínimo de un peso.

A través de los cursos y capacitaciones, la UdeG le proporciona a quienes se inscriben un paquete tecnológico en el cual se le proporciona una especie de pie de cría o pie de cultivo: “Es muy difícil conseguir la espirulina viva, nosotros lo que hacemos es entregarle a la persona los litros y asesorarla en la producción y ayudarle con la alimentación de estas microalgas”.

¿El reto? “Animarte a venir y tomar el entrenamiento, el próximo curso que se ofrece será a finales de noviembre”, concluye Juárez Castillo.
¿Dónde? Para más información: ejuarez2003@gmail.com

EL DATO
En el paquete difundido por el CUCBA se recomienda tener depósito de crianza del alga de mil litros, lo que genera cada mes un promedio de un kilogramo y medio de producto comercializable. Una granja de dos hectáreas, generaría de 30 a 40 toneladas.
El origen de esta alga se remonta a las culturas precolombinas, cuando los aztecas y otras etnias la sacaban del lago de Texcoco.

Leave A Comment

diecisiete + 8 =

Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.
RECIBE NUESTRAS NOTICIAS
Suscríbete a AGROAMIGO y recibe las noticias por email del sector agropecuario y comercial.
*Por favor revise la carpeta de correos no deseados para la confirmación a su suscripción
Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.