Jalisco es el tercer productor de miel en el país después de Yucatán y Campeche, con más de siete mil toneladas producidas en 2014. En este sector trabajan mil 200 familias que, en las próximas semanas, tendrán una ley que proteja e impulse su fuente de trabajo.
Otras entidades como Yucatán, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Colima, Zacatecas, Michoacán y Guerrero ya tienen una legislación para fomentar la actividad apícola. El objetivo principal, señala la diputada Norma Angélica Cordero Prado, es la protección, fomento, tecnificación y modernización de las formas de explotación, comercialización y desarrollo que requiere la apicultura a través de la conjunción de recursos federales y estatales, que permitan incrementar la producción y la productividad de miel.
La propuesta incluye crear un Comité Estatal del Sistema Producto Apícola y una base estadística del sector, así como mecanismos y acciones para contrarrestar los principales problemas del sector.

Para fomentar y proteger la actividad apícola jalisciense, se llevaron a cabo cuatro foros regionales de consulta y análisis apícola en los que participaron más de 400 productores de las regiones Altos Norte, Ciénega, Sur y Centro.

En el marco de la Expo Agrícola 2015 y como conclusión de los foros, fueron presentadas las principales necesidades y carencias del sector, entre las que destacaron: intensificar las medidas de sanidad e inocuidad; aplicar sanciones más severas por la adulteración de miel y que la PROFECO intervenga de manera eficaz en este sentido; combatir el robo de colmenas; penas más severas a quienes utilicen plaguicidas de manera indiscriminada; e impulsar la reforestación.

Además de las medidas mencionadas, se propuso que el número de colmenas por apiario sea de 35 a 50; que la distancia entre un apiario y otro sea inicialmente de 1.5 kilómetros con la posibilidad de reforzar este punto con la realización de un mapa geográfico por parte de expertos de la Universidad de Guadalajara para determinar dicha distancia de acuerdo a regiones y características.
A lo anterior se suman campañas de difusión respecto a la polinización y el consumo de miel; que la Secretaría de Desarrollo Rural asuma su responsabilidad como órgano encargado de la aplicación de la Ley y en cuanto a la etiqueta de recursos económicos en programas para apicultores; así como el que los municipios asuman su responsabilidad como primera autoridad implicada en donde se encuentran los apiarios.
El diputado Eric Cayetano Mejía Corona puntualizó que con la nueva ley se buscarán más apoyos federales y estatales para la tecnificación y modernización de los apicultores con el fin de incrementar la producción de miel: “Esta iniciativa vendrá a contribuir a favor de los productores en nuestro Estado fortaleciendo su sistema de vida y desarrollo de la población”.

Bajo consumo y miel adulterada, principales amenazas
Luego de la realización de los foros de consulta, la diputada Cordero Prado aseveró que los principales problemas que enfrenta el sector apícola son la adulteración de la miel y el bajo consumo de los mexicanos.
“Se habla de un promedio de 30 mil toneladas de productos adulterados que son vendidos a precios muy bajos como miel, lo que representa poco más del 50% de la producción de miel en un año”.
A lo anterior se suma el bajo consumo de miel de los mexicanos, que apenas llega a los 211 gramos anuales por habitante, cantidad mínima, añade la legisladora, si se compara con los europeos que en promedio consumen 700 gramos anuales. En países como Grecia, Alemania, Suiza y Estados Unidos, el consumo rebasa el kilogramo por habitante.
En este contexto, especialistas lanzan un llamado a implementar campañas de difusión para incrementar el consumo de la miel, aprovechando así la producción nacional promedio de 56 mil toneladas anuales, lo que ubica al país entre el quinto y sexto lugar mundial como productor de miel y en el tercer lugar como exportador del mundo con un total de 33 mil toneladas, equivalentes a 112.4 millones de dólares, principalmente a países como Alemania, Gran Bretaña, Arabia Saudita, Suiza, Estados Unidos y Japón.
Entre otros factores que amenazan a los enjambres de abejas sobresalen la sequía, la pérdida de hábitat, la práctica de la agricultura industrializada, el uso de plaguicidas y los impactos por el cambio climático, además de la escasez de enjambres, acentúo la presidenta de la Comisión de Ganadería en el Congreso del Estado.
Pero para que el sector pueda ser más competitivo se requiere también que los productores se actualicen y capaciten, pues de mil 200 familias que trabajan en esta actividad a través de 166 mil 131 colmenas, sólo 39 apicultores con ocho mil 777 colmenas y 286 apiarios se encuentran registrados ante la Sagarpa como apicultores reconocidos en el programa Buenas Prácticas de Producción, según la Comisión de Ganadería.
El dato
En Jalisco, 14 municipios se dedican a la producción de la miel, siendo los principales productores: Encarnación de Díaz, Zapotiltic, Zapotlán el Grande, Jamay, Ojuelos de Jalisco, Tuxpan, Tonaya, Lagos de Moreno, Tonila y Tamazula de Gordiano.
En México, diez estados concentran la producción de miel: Yucatán, Campeche, Jalisco, Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Quintana Roo y Michoacán, quienes produjeron aproximadamente 55,667 toneladas. De esta entidades Yucatán se ubica en la primera posición en la producción de miel con ocho mil 302 toneladas aportando el 14.9% de la producción nacional.