La apicultura jalisciense conserva su volumen de producción de miel, lo que es un factor significativo que debe apuntalarse porque se han tenido problemas adversos, desde sequías en años recientes, además de menos superficie de tierra para los apiarios y cambios de cultivos que han sido factores de riesgo para el ciclo productivo de las abejas.

Así lo plantea el responsable de la cadena apícola de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER), Francisco Pinedo Robles, quien refirió que se produce anualmente un volumen de 6 mil toneladas, lo que hace que la entidad se ubique entre el segundo y tercer lugar entre los estados productores. apicultura jalisciense

Como hechos destacados, indicó que se han tenido resultados de más productividad en los apiarios por las aportaciones que se han facilitado en transferencia de tecnología, lo que ha supuesto mejoramiento genético de reinas y zánganos, además de superar problemas de plagas, particularmente de los ácaros nocivos. apicultura jalisciense

Como muestra de los avances en la producción, citó que el promedio estatal de 19 kilogramos de miel por cada cajón de apiario, se ha incrementado a 20 o 22 kilogramos, según la eficiencia de cada productor. apicultura jalisciense

Sin embargo, dijo que también se tienen retos que deben enfrentarse, como el escaso consumo que se tiene en el mercado doméstico lo que supone una ingesta anual por habitante de 200 gramos, incluyendo la miel adulterada que se vende de manera informal.

Precisó que afortunadamente para beneficio de los apicultores y los comercializadores, la miel mexicana tiene una gran demanda en el mercado internacional, lo que resuelve parcialmente el problema de su comercialización ante su reducida demanda interna.

Mejorar la comercialización y entorno ambiental

El funcionario estatal insistió en que el reto de aumentar el consumo de miel es una tarea prioritaria. En este contexto, dijo que se tiene la consigna de lograr el registro de marcas colectivas de la miel de las regiones productoras de Jalisco, lo que requiere de homologar la calidad del producto entre los apicultores.

Hizo notar que la promoción de marcas colectivas va de la mano con campañas de publicidad genérica en favor del consumo de miel y de otros productos apícolas, como el propóleo, la jalea real y cosméticos derivados de la miel.

En este punto, adujo que se tiene el objetivo de establecer en lugares estratégicos plantas de extracción de la miel para facilitar una mejor calidad del producto y mayor vida de anaquel del endulzante en favor de los productores que no han tenido estas ventajas en la venta de su producto.

También informó que se tiene un desafío que amerita políticas públicas específicas y diálogo con los sectores involucrados en lo referente al impacto ambiental que se tiene con las huertas de aguacates y otros cultivos intensivos, dado que el empleo de ciertos agroquímicos ha traído impactos negativos sobre la actividad apícola, según de grupos de apicultores que deberán tenerse en cuenta por las dependencias involucradas.

Fuente. SEDER.

EL DATO

La producción nacional de mil es del orden de 60 a 65 mil toneladas.

Se recomienda instalar de cinco a seis cajones de abejas por hectárea.

En Jalisco hay un padrón de 1,500 apicultores que poseen en conjunto 280 mil cajones.

 apicultura jalisciense apicultura jalisciense apicultura jalisciense apicultura jalisciense apicultura jalisciense