Trinidad Terrazas Gastélum, empresaria de la miel y el propóleo

Hace más de 40 años, el esposo de Trinidad Terrazas, trajo al jardín de su casa (en Santa Anita, Jalisco) tres colmenas, con la idea de surtir de miel el consumo familiar. No sabían gran cosa del tema. Por ejemplo: acercarse a las abejas sin gota de perfume. Cuenta Trinidad que ella estuvo a punto de claudicar luego de una picotiza que por esta razón le propinaron. Afortunadamente, no lo hizo y en cambio preparó un jarabe con miel y propóleo para curar a su hija de un mal bronquial que por siempre la había aquejado. Su hija sanó.