JOCOTEPEC, JAL. En el campo mexicano hay un auge económico por los cultivos de frutillas. En el caso de Jalisco, la firma Berrymex es todo un ejemplo del creciente éxito de este producto. Esta empresa es también un caso sobresaliente de alianzas exitosas, tanto con su socio Driscoll’s para la exportación del producto y la proveeduría del material genético; como con los 110 agricultores asociados en sus cultivos de varios municipios.
Su director de negocios, Álvaro del Toro Vargas, refirió que esta empresa continúa con sus planes de expansión de un proyecto iniciado hace más de diez años en Jocotepec, que ahora se replica y adapta en otras regiones, como en la meseta de Tapalpa y el Sur y Sureste de Jalisco.
Entre los planes de Berrymex, este ejecutivo hizo mención de la apuesta por los cultivos de producto orgánico ante una demanda internacional creciente por esta modalidad de alimentos.
Detalló que al momento, 20 por ciento de sus productos son orgánicos, lo que se pretende aumentar ante una demanda a la alza.
Del Toro también resaltó que las inversiones en estos cultivos requieren de experimentos acuciosos para asegurar la adaptación de las plantas en los microclimas, como han sido las experiencias de fresas y arándanos cultivados en tierras altas de Tapalpa y Mazamitla.
El directivo de esta empresa subrayó que las ventajas de los microclimas jaliscienses en sus buenas condiciones de los suelos, temperaturas amigables y agua disponible, han sido un factor determinante para la expansión que vive actualmente en estos cultivos.
EL DATO
En conjunto, las empresas productoras de berries en Jalisco pretenden este año incrementar en mil hectáreas sus plantaciones.
Datos preliminares señalan que se tienen 4 mil hectáreas de estas frutillas que incluyen fresa, frambuesa, zarzamora y arándano. Jalisco es el segundo productor nacional de berries.