El tipo de cambio podría llegar a fines de año en 14.50 peso dólar, de acuerdo a los pronósticos de organismos económico empresariales; sin embargo el precio de los alimentos pecuarios ha tenido efectos inflacionarios a la alza, principalmente la carne de res, señaló el Doctor Javier Salas Martín del Campo, Director de estudios económicos de la Asociación de Tiendas de Autoservicio y departamentales (ANTAD).

En el mes de diciembre pasado el precio de las frutas y verduras cerró con una inflación de punto 1 por ciento, pero al día de hoy está en menos punto 2 por ciento debido a que han habido buenas cosechas en general, “no han habido problemas con el jitomate ni con la cebolla”, indicó.

La ANTAD estima que la inflación en este año será de un 2.5 por ciento de manera global, pronóstico que de antemano se sabe no va de acuerdo con el sentir del consumidor, es por eso que dicho organismo adecuará el indicador de inflación para cada línea genérica particular de producto, donde se dará más claridad en términos reales, es decir, “bolillos, no pesos” de acuerdo a los que alcanza a comprar con el mismo ingreso el consumidor.

Los alimentos balanceados para la producción de productos pecuarios como carne de res, cerdo y pollo, han aumentado drásticamente con la paridad cambiaria, y en el caso de la pasta de soja el aumento ha sido de un 75 por ciento.

En términos reales, el año pasado los alimentos procesados tuvieron una inflación arriba del 5 por ciento, (refrescos, pan, enlatados), y los agropecuarios de un 14 por ciento.