El campo mexicano requiere de medidas de gran fondo en su sistema de seguros agropecuarios, dado que el esquema actual está desfasado, según lo declaró el titular de la Secretaría de Desarrollo rural de Jalisco (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez.
Padilla Gutiérrez, quien destacó que ante la mayor necesidad que se tiene de reducir los riesgos por fenómenos climáticos y de mercado, hay un reto inaplazable de un nuevo diseño de los seguros por pérdidas en el sector agropecuario, de modo que el país cuente con instrumentos similares a los países líderes en este renglón de Norteamérica y Europa.

El funcionario estatal indicó que Jalisco es de los pocos estados del país, que en sus políticas de gasto hacia el campo, subsidia parte de las primas de seguro agrícola para los productores que le apuestan a la innovación tecnológica, lo que se realiza con el objetivo de impulsar la productividad y mejorar el ingreso.
Hizo mención de que “hay un enorme desafío en el diseño de seguros agrícolas que aseguren los ingresos esperados por el productor, dado que hasta ahora lo que se asegura son los costos de inversión. Pero para el productor lo que le importa es asegurar sus ingresos que se esperan en base a sus volúmenes promedio de producción de años recientes”.

Dijo que afortunadamente varias dependencias involucradas, como las Secretarías de Agricultura y Hacienda, ya trabajan “en el nuevo diseño de un modelo de seguro agropecuario, que pese a que aún no se tiene el producto final de lo que será una decisión de avanzada ante la demanda de los productores de que se aseguren los ingresos”.

Tal fue el planteamiento del responsable estatal de la cartera agropecuaria en el reciente Foro Regional de Fondos de Aseguramiento de Aguascalientes, Colima, Jalisco y Nayarit, organizada en la capital jalisciense por la aseguradora paraestatal Agroasemex en esta ciudad, bajo la coordinación del titular de esta aseguradora Alberto Canseco.

Padilla Gutiérrez afirmó también que afortunadamente hay apertura de Agroasemex para atender diversos planteamientos de los usuarios de sus servicios, como para que se avance en desburocratizar trámites y mejorar los esquemas de evaluación de los daños en los cultivos y en la fijación de las cuotas de reaseguramiento, además del establecimiento oportuno de las tarifas de las primas y de los criterios de medición de los impactos económicos de los siniestros según las condiciones de cada región.

La representante del Fondo de Aseguramiento de Impulsora Nayarit, Martha Elena Jiménez, expuso que hay mucho por avanzar en la atención oportuna de los requerimientos de las organizaciones de productores, a fin de responder adecuadamente a los problemas de siniestros que se presentan y en la elaboración oportuna de las cotizaciones.

Por cierto, el titular de la Seder recibió la petición del dirigente del Fondo de Amigos del Valle de Tecomán, para que se interceda ante el Gobierno de Colima, para que éste aplique medidas de apoyo a los fondos de aseguramiento, similares a las que se aplican en Jalisco.

EL DATO
En este año, el presupuesto de Seder destinó 10 millones de pesos para su uso en el subsidio de seguros agrícolas en cultivos con paquetes tecnológicos de vanguardia.

En Jalisco funcionan actualmente 24 fondos de seguro agropecuario integrados en organizaciones de productores.

Para este año, Agroasemex espera canalizar 2 mil millones de pesos de subsidios en favor de sus usuarios.

Una demanda nacional sobre el tema es que el Congreso de la Unión etiquete recursos para Agroasemex asignados expresamente a los subsidios de las primas de seguro.