Participa la AMSDA en reunión Trinacional Agricultural Accord

DENVER, EU. Las autoridades mexicanas y sus organizaciones de productores le apuestan a que siga el flujo comercial agroalimentario en el tratado trilateral, a pesar de los amagos proteccionistas de Estados Unidos.

Y es que en el tiempo de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desde 1994, el comercio de los productos del campo y derivados ha crecido en los tres países 264 por ciento y en los países fuera de este tratado solo 206 por ciento, lo que revela las ventajas de este acuerdo trilateral, aseguró el titular de la AMSDA (Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario), Héctor Padilla Gutiérrez.

Padilla hizo énfasis en que el sector agroalimentario de México, Estados Unidos y  Canadá se ha beneficiado con el esquema trilateral,  dado que Norteamérica se  convirtió en la región más dinámica del mundo en términos de crecimiento comercial, atracción de inversiones y creación de empleo.

Padilla Gutiérrez insistió en que el TLCAN es una herramienta  que debe valorarse como factor de integración entre los tres países, ya que  “no vemos a nuestra región sin una organización comercial como la que hemos construido juntos en los últimos 23 años, que vaya en perjuicio de productores y consumidores, que promueva un comercio condicionado a cuotas arancelarias, que deje de protegernos de plagas y enfermedades con visión regional, que condicione el empleo, las inversiones y el ingreso para los productores y empresarios del campo”.

Héctor Padilla expuso lo anterior en su discurso en el marco de la Reunión Trinacional Agricultural Accord que incluye a los responsables de las carteras del sector agroalimentario de los países del TLCAN y que se realizó recientemente en la ciudad norteamericana de Denver, Colorado.  El discurso del funcionario estatal fue a nombre de los secretarios de desarrollo agroalimentario de México, una vez que Padilla Gutiérrez preside la AMSDA.

Por cierto, en la cuarta ronda de negociaciones del  TLCAN, la posición de Estados Unidos, se perfiló  significativamente hacia un notable proteccionismo, según lo han  señalado varios organismos empresariales del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).
Tal  ambiente proteccionista se ha visto en varios ámbitos, como en el automotriz, en el textil y en el agroalimentario. Uno de los ejemplos claros de la posición de EU es la propuesta de que México exporte sus artículos hortofrutícolas de acuerdo a las temporalidades estadounidenses, es decir, que ingresen cuando no se tienen periodos de producción en el país, lo que supone un marcado retroceso en el comercio bilateral.  Habrá que ver el desenlace.

EL DATO

México exporta principalmente productos frescos, tequila y cerveza; e importa 14 millones de toneladas de maíz, soya, trigo, arroz, canola, avena, ganado, lácteos y carne de ave y de cerdo, entre otros productos. Algunos estados como Missouri el 50 por ciento  de sus exportaciones alimentarias tiene como destino México, Iowa el 35 por ciento y Colorado el 20 por ciento. Sólo por poner algunos ejemplos de la complementariedad entre los tres países y de la importancia que trae consigo el comercio agropecuario trilateral.

FUENTE. SAGARPA. Asociación  Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA)