El nopal, el águila y la serpiente

Home/Enero 2019/El nopal, el águila y la serpiente

El nopal, el águila y la serpiente

Según cuenta la leyenda, los aztecas salen de Aztlán, imaginario colectivo de donde proviene el pueblo Azteca, guiados por su Dios Huitzilopochtli, en busca de un lugar en donde fundar un pueblo nuevo.

La marcha hacia la tierra prometida duró muchos años, hasta que, por fin, tal como lo había vaticinado su Dios, en medio de una isla del Lago de Texcoco, se encontraba una enorme piedra, en una grieta de ésta crecía un gran Tunal; al acercarse un poco notaron que, en la penca más alta del nopal, estaba posada un águila, con su garra izquierda se afirmaba al nopal y con la derecha sostenía una serpiente que era devorada. La profecía se había cumplido, el pueblo Azteca había por fin, encontrado su lugar en el mundo. En esta isla se fundaría el imperio más grande del que se hubiera tenido noticia.

Hasta la fecha esta imagen nos acompaña, está grabada en las monedas de uso diario, forma parte de nuestra Bandera, es nuestro Escudo Nacional, lo tenemos grabado a sangre y fuego en nuestra memoria histórica.

Es en un tunal donde se posa el águila, esta planta es el resultado de la adaptación a zonas áridas, semi-áridas o desérticas, tiene mecanismos especializados que sirven para almacenar grandes reservas de agua e impedir su evaporación. Los tallos o pencas son multiareolados y ramificados, en forma de raqueta, verdes y carnosos. Asumen las funciones de hojas y son depósitos y reguladores de las reservas de agua de la planta, reduciendo así, la superficie de evaporación y acumulando y conservando el agua dentro de ella.

Hay quien considera que estas plantas tuvieron una influencia notable en la formación de pueblos, porque muchas de las tribus nómadas concurrían a las zonas en donde abundaba esta planta en su época de fructificación, terminando por fijar ahí su residencia. En México, no es raro encontrar lugares en que su nombre lleva el radical nochtli, sin duda porque fueron regiones cactíferas; así encontramos Nochistlán (lugar donde abundan los tunales), Nochtepec (cerro de tunas) Xoconochco (Soconusco, lugar de tunas agrias), sin olvidar a México-Tenochtitlán, sitio del nopal que crece sobre la piedra.

Y es precisamente México, el país con mayor diversidad y producción de nopales en el mundo. Actualmente forma parte de nuestra dieta diaria, los consumimos hervidos, asados, cocidos, fritos, en conserva, en mermelada; su versatilidad es tanta que puede ser un platillo principal o acompañante de un buen taco, puede ser dulce o salado, lo he comido en helados o en tamal, forma parte de guisos o ensaladas, y puede ser un guiso en sí mismo. Su fruto, la tuna o el xoconostle se pueden comer frescas, en salsas, en guisos, dulces cubiertos, en miel o melcocha y en este mes, en lugares especializados podemos encontrar el delicioso queso de tuna.

Es un alimento de bajo costo y altísimo contenido de nutrientes, contiene un 95% de agua y es bajo en calorías. Se recomienda su consumo para personas diabéticas, debido a que funciona como fibra soluble y ayuda a estabilizar la concentración de azúcar en la sangre, al consumirlo nos proporciona nutrientes como el calcio, fierro, proteínas, carbohidratos y ácido ascórbico. Incluso hay gente que utiliza las pencas grandes del nopal, abiertas y bien calientes, como apósitos para reducir inflamaciones.

Recientemente, en México, se ha podido apreciar que el nopal es una buena planta forrajera que sustituye otros alimentos en épocas de sequías. Y que cuando se les añade nopal a las raciones alimenticias del ganado lechero, la mantequilla presenta un color dorado y un sabor mucho más agradable.

Los nopales forman parte de nuestra historia, de nuestra alimentación y de nuestra cultura, es una planta que crece en cualquier lado y que nunca muere, aun cuando se seca puede dar vida a otra planta como fertilizante y semilla de su especie. Las pencas o sus trozos, cuando son cortados y tiradas sobre el suelo, aun cuando no son enterrados, producen raíces con facilidad, por eso no es raro ver nopales en techos, marquesinas, jardineras, incluso en la grieta de una gran piedra.

Sobre una planta: un nopal,  se funda  México Tenochtitlán, en el medio del lago, en la región más transparente del mundo,  las visiones se confunden, porque vemos en todo momento al águila parada sobre el nopal.

Leave A Comment

uno + 3 =

Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.
RECIBE NUESTRAS NOTICIAS
Suscríbete a AGROAMIGO y recibe las noticias por email del sector agropecuario y comercial.
*Por favor revise la carpeta de correos no deseados para la confirmación a su suscripción
Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.