GUADALAJARA, JAL.

A pesar de que el país es autosuficiente en la producción de huevo, los avicultores de Estados Unidos están enviando al mercado nacional este alimento en condiciones de dumping, lo que supone un contrabando técnico, dado que se vende por debajo de los precios de producción.

Así lo ha denunciado el dirigente de la Asociación de Avicultores de Tehuacán, Puebla, Jorge García de la Cadena, quien precisó que esta operación supone vender el producto
estadunidense a diez pesos el kilogramo al importador, para que luego éste lo venda entre 15 y 17 pesos al comerciante de menudeo, lo que no beneficia al consumidor final, sino a grandes intermediarios.

Este dirigente expresó que varias empresas poblanas están en la integración de un expediente que demuestre técnicamente la práctica del dumping, y con ello hacer la impugnación necesaria ante la Secretaría de Economía de este ejercicio que supone una competencia desleal. Subrayó que la denuncia corresponde a las empresas por ser las partes perjudicadas y
no a los organismos gremiales.

Por su parte, el ejecutivo de la empresa jalisciense Proteína Animal (PROAN, negocio líder en la producción de huevo), Alberto Romo Valadez, afirmó que la entrada de huevo
norteamericano importado, equivale al 2 % de la demanda nacional de este alimento.

Este directivo jalisciense indicó que en caso de que el producto norteamericano se venda por debajo de su precio de producción se incurre en el dumping, independientemente
de la situación de sobreoferta que se tenga actualmente en el mercado de Estados Unidos.

Entrada de huevo canica

El mencionado García de la Cadena refirió que el huevo norteamericano que ingresa a México, es el llamado canica por su tamaño reducido y que en el mercado estadounidense se destina al procesamiento de parte de las empresas de las industrias alimenticias, como la panificación y la de las mayonesas, pero que no se destina al consumo humano. Citó que el huevo canica tiene un tamaño de 52 gramos, por debajo de los 60 gramos que es la medida del producto mexicano que se envía para el consumo humano.

Este avicultor refirió que si se toma en cuenta el incremento que se ha tenido en la producción nacional de huevo, no hay necesidad de recurrir a las importaciones, máxime que en éstas se rompe la cadena de frío y con ello se tienen riesgos sanitarios en contra del consumidor nacional. Adujo que afortunadamente, la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), ya empezó a tomar cartas en el asunto en lo referente al manejo y transportación del huevo importado.

García de la Cadena también hizo notar que el huevo mexicano de calidad tiene un costo de producción de 19 pesos, aunque actualmente por la sobreproducción se vende a un precio menor a los mayoristas.