Está controlada en México la Diarrea Epidémica Porcina (DEP)

El Presidente de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM) José Luis Caram Inclán, aclaró que el impacto de la Diarrea Epidémica Porcina (DEP) solamente es del 0.49 por ciento de la producción nacional. “Es decir, de 20 mil unidades de producción, solamente se presentó el referido virus, que ataca fundamentalmente a los lechones”.

Añadió que en 102 explotaciones, fue detectada la enfermedad, donde a estas alturas, se lleva un avance de control muy importante.

De acuerdo al informe emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre la presencia de la Diarrea en cerdos, es parte del cumplimiento de las obligaciones internacionales que tiene México de informar respecto de la situación zoosanitaria de nuestro país.

Descalificó cualquier declaración que intente confundir al consumidor en el sentido de que, derivado de la presencia en México de la Diarrea Epidémica Porcina (DEP), haya aumentado el precio del kilogramo en pie.

“El precio de la carne de cerdo no se ha incrementado por efecto de la referida enfermedad. Esta tendencia no está impactando al consumidor, debido a que el precio del kilogramo de carne en pie, en los últimos tres años, ha sido estable”. Apuntó.

Aclaró que a nivel de instituciones gubernamentales de todos los países del mundo, existe el compromiso de reportar ante la Organización Mundial de Sanidad Animal, la presencia y comportamiento de las enfermedades de los animales y que, con base en ello, fue que el SENASICA (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agropecuaria) reportó la situación y las acciones que desarrolla México para contrarrestar ese mal.

Resaltó que dicho padecimiento de los cerdos tuvo su primera manifestación en junio del 2013. A casi un año de haber implementado diversas medidas, se muestra una estabilización de la enfermedad.

Esta situación, dijo Caram Inclán, no tendrá un impacto en los precios ni mucho menos en la oferta de carne.

Mencionó que esta enfermedad no afecta la calidad de la carne ni la sanidad e inocuidad, de manera que los porcicultores garantizan el abasto nacional, a los precios que vienen rigiendo en el mercado del país.