En entrevista con Agroamigo, el jefe de laboratorio de Agronegocios del Departamento de Desarrollo Rural Sustentable de la Universidad de Guadalajara, Carlos Aguirre, hizo un balance de los grandes pendientes en materia agropecuaria como parte del Segundo Informe del gobernador Aristóteles Sandoval Díaz.

Aunque el investigador reconoce los apoyos a productores de leche y maíz para comprar su producción, admite que son más los rezagos que se quedaron en el camino. Entre los retos más urgentes a atender este año menciona la afectación que padecerá el sector por los recortes presupuestales anunciados por el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, lo que impedirá que Jalisco aspire a recursos extraordinarios, que representaron 14 mil millones de pesos el año pasado.

“Nada se habló sobre el impacto en el sector rural a pesar de que la Sagarpa es la instancia con el mayor recorte presupuestal, seguramente los agricultores de subsistencia serán los que más lo resentirán”. Para evitar una afectación mayor, propone establecer mecanismos de blindaje de precios, pero “no nada más es asegurar el precio si no que tenemos que ir al fondo del problema que son los altos costos de los insumos”.

Éste problema, a decir del académico, fue otro de los grandes ausentes en el Informe: “mientras que los precios de los productos están reprimidos y abatidos por la presión de los precios internacionales, el productor está comprando insumos muy caros y sigue vendiendo muy barato”. En este sentido sugiere crear un subsidio que minimice las pérdidas de los productores, “tanto en el blindaje de precios como en los esquemas de los costos de los insumos se debe desarrollar una estrategia ante un problema tan recurrente”.
A la lista de pendientes añade la lucha contra la pobreza, “se presumen las ayudas alimentarias a las familias del medio rural, pero el problema es que no son 20 mil familias, son mucho más las que están en condiciones de subsistencia y no tienen un atención sanitaria”. Considera que el problema es la falta de una estrategia para desarrollar un proceso educativo, de salud y empleo que permita a las familias mejorar su nivel de vida.

Tampoco se abordaron las cuestiones de financiamiento rural para las actividades agropecuarias como una herramienta básica para fomentar la producción. A las grandes ausencias se suma el cambio climático, “no hay nada, no se dice qué está haciendo el Estado para prever y visualizar este fenómeno, no tenemos una política de gobierno para atender el cambio climático”.

Carlos Aguirre suma más temas, entre los que se encuentran la falta de atención a las zonas áridas, principalmente en el Norte de la Entidad; el sector forestal y los transgénicos; en éste último, “el Estado debería desarrollar un esquema de acción ante los productos modificados genéticamente, en Jalisco no sabemos cómo está la situación, no hay información”.