Será a mediados de junio cuando comience el temporal, según pronosticó Omar García Concepción, investigador del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara.

Para junio habrá buena lluvia hacia la Región Centro, Valle y Altos, pero se pronostica un déficit en la Ciénega, esto es, en los alrededores del lago de Chapala, donde lloverá menos de lo normal.

Sin embargo para septiembre y octubre, luego de pasar meses irregulares, se pronostica que habrá un periodo importante de lluvia. En tanto que alrededor del 15 de octubre terminará el periodo de lluvias, pero serán intensas, pues el promedio en ese mes es de 60 milímetros y estiman que llegarían de 100 a 120 milímetros. Este pronóstico trae cierta incertidumbre para los cultivos de granos del periodo de lluvias, dado que en la región de la Ciénega de Chapala, se tiene una de las zonas maiceras más importantes del país en el ciclo de temporal, además de que el exceso de lluvia en el otoño podría ser contraproducente.

El investigador señaló que serían las autoridades municipales, quienes son las directamente encargadas de revisar aspectos de prevención y quienes agilicen
los trabajos de desazolve y los planes de acción ante una emergencia, para evitar riesgos a la población.

“No tiene que impactarnos directamente, a veces desde muy lejos, dos mil kilómetros un huracán intenso crea trenes de olas que pueden llegar y han llegado -por ejemplo a Vallarta- y han ocasionado muertes porque la gente dice que el huracán está lejos y se pueden bañar y viene la gran ola en forma de mar de fondo con corrientes de resaca… Desgraciadamente casi me da un infarto cuando he oído que alcaldes de zonas de alto riesgo están esperando el pronóstico estacional para reunirse con Protección Civil y tomar las medidas para la temporada ciclónica, eso es pésimo. Ya las medidas, los planes de evacuación, los desazolves tendrían que estar listos”