SAYULA, JAL. La producción de vegetales a través de la micropropagación (en condiciones de laboratorio) tiene un escenario promisorio al aumentar en el país la agricultura protegida. Tal es la tarea de las biofábricas. Un ejemplo se tiene con la firma Biomasa Genética Avanzada (Biogea), luego de quince años de trabajo para el abasto de plantas desde sus instalaciones en Sayula en el Sur de Jalisco.

En entrevista sobre el tema, el publirrelacionista de esta empresa, Hugo Luna Hernández, destacó que entre las ventajas de la clonación de plantas, se tiene que su reproducción se realiza en un espacio reducido y en menor tiempo, en comparación de que lo se tendría la reproducción en condiciones al aire libre.

En el caso de esta biofábrica establecida en el municipio de Sayula, detalló que se tiene la capacidad anual instalada para la reproducción de diez millones de plántulas, lo que incluye las patentes de varias especies a base de trabajo de investigación. Citó el ejemplo de una caña de gran contenido de celulosa que se tiene patentada (con la protección legal del llamado Registro de Obtentor).

En el caso de esta empresa sayulense, el entrevistado destacó que el trabajo supone la división de biotecnología y la parte agrícola. En la primera se tiene la parte de laboratorio para la reproducción de las especies, lo que supone un control riguroso para evitar la contaminación de las especies.

Mientras que el apartado agrícola se tiene la tarea en viveros para la producción extensiva de las especies, lo que supone lograr la adaptación y aclimatación de la plantas y asegurar los parámetros de calidad para un objetivo deseado.
Certificación genética y sanitaria.

Hizo mención de que el control de la calidad de una planta es el punto de partida para lograr la competitividad necesaria. Puso el ejemplo de que en las situaciones críticas que ha vivido la agroindustria agave-tequila, ha sido que la materia prima en su origen ha tenido problemas de plantas con limitaciones sanitarias, lo que se ha traducido en pérdidas cuantiosas para el campo agavero y las empresas tequileras que han invertido en plantaciones.

Abundó que en el caso del problema en ocasiones ha partido de que se establecieron plantaciones sin la calidad genética y sin la calidad sanitaria debidamente certificadas.
Ante la expansión y diversificación agrícola que se vive actualmente en varias regiones de Jalisco, como las del Sur y Sureste, además de la Costa, Hugo Luna resaltó que Biogea ha respondido a la demanda de diversos productos que están en crecimiento como agronegocios, como son los casos de las berries (arándanos, zarzamoras y frambuesas), granados, plantas ornamentales y papas, entre otras especies. Como ejemplos, aludió a plantas de granada que fueron pedidas por productores de Ciudad Guzmán y de una región de Chihuahua.

Trajo a colación que las experiencias de países con gran fuerza en la agricultura empresarial, ha demostrado que el papel de las biofábricas ha sido determinante, junto con otras herramientas tecnológicas, para el éxito de los agronegocios en el momento actual.

EL DATO
La micropropagación o clonación de plantas supone una metodología en la que a partir de fragmentos de vegetales seleccionados por determinadas características positivas (plantas madre), se obtienen nuevos seres vivos llamados clones con idénticas caracteres.
La protección legal para patentar una planta se base en el contenido de la Ley Federal de Variedades Vegetales.
De acuerdo a las necesidades de cada cliente, las biofábricas pueden entregar las plantas en tamaños de 3 a 5 centímetros. O bien las plantas ya con un crecimiento de 40 a 50 centímetros.