La paridad, arma de doble filo para el agro

Home/Septiembre 2015/La paridad, arma de doble filo para el agro

La paridad, arma de doble filo para el agro

La acelerada depreciación del peso mexicano ante el dólar estadounidense en los días recientes, se convierte en toda un arma de doble filo para el sector agroalimentario mexicano y demás rubros agroindustriales. Y como en otras actividades económicas habrá ganadores y perdedores.

De entrada los productores de alimentos y otras mercancías exportables salen beneficiados por la ventaja que representa la depreciada moneda mexicana. Esto anticipa un handicap a favor.

Así lo anticipan los exportadores de varios productos líderes en las exportaciones agroindustriales, como el aguacate, el jitomate, las berries, el café, la cerveza y el tequila, por mencionar algunos.

Cabrá esperar que el abaratamiento del peso mexicano incida en elevar la dinámica de las exportaciones agropecuarias y agroindustriales.

Empresarios de corporaciones que demandan grandes volúmenes de granos y oleaginosas han señalado que el comportamiento reciente de la paridad estimula amarrar las compras de productos mexicanos, sobre todo en la agricultura por contrato.

Tanto ejecutivos de los consorcios consumidores de granos, como los directivos de las comercializadoras, coinciden en que el contexto actual de la paridad compensa en parte, el desplome que se ha mantenido en el precio internacional de estos commodities.

Sin embargo, se tendrán efectos adversos para la importación de diversos productos, desde alimentos hasta maquinaria, medicamentos y diversos insumos que se requieren en la actividad agropecuaria.

Los productos de importación habrán de tener un sobreprecio, cuya repercusión en el consumidor afectará el poder de compra, como es de esperarse.

Hay indicadores de que varios productos alimentarios de consumo generalizado tendrán serias presiones inflacionarias porque para producirlos hay necesidad de importar materias primas, como los casos del huevo y los derivados del trigo, dado que se requieren de grandes volúmenes de importación de maíz amarillo, soya, sorgo y trigo.

Si de por sí, con un dólar a quince pesos, recientemente se tuvo un periodo de huevo a cerca de cuarenta pesos el kilogramo. Habrá que ver qué ocurre ahora con el llamado superdólar.

Estos episodios de gran agitación de los mercados financieros, de nuevo llevan a la concientización de que todo país requiere de políticas públicas que le traigan la mayor seguridad alimentaria posible para no depender de variables externas en situaciones críticas, como lo es actual contexto económico global.

Leave A Comment

7 + Once =

Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.
RECIBE NUESTRAS NOTICIAS
Suscríbete a AGROAMIGO y recibe las noticias por email del sector agropecuario y comercial.
*Por favor revise la carpeta de correos no deseados para la confirmación a su suscripción
Gracias por suscribirte a nuestro boletín! Revisa tu correo por favor.