Trabajar en el campo, una opción rentable para los jóvenes
Fotos : Javier Hoyos / Foto Jalisco

Gerardo Cárdenas Barba, encabeza la Vice Presidencia de líderes jóvenes del Consejo Nacional Agropecuario (CNA). Es un enamorado del campo y está convencido de que el cambio generacional será capaz de darle vitalidad al sector y a sus instituciones.

La Comisión que preside se ha involucrado con los Consejos estatales invitándolos a formar grupos de jóvenes para que participen en las políticas públicas y se generen liderazgos. Actualmente se han formado en los estados de Michoacán, Guanajuato, Tamaulipas, Colima y Jalisco.

En entrevista con AGROAMIGO, comenta que el 76 por ciento de la gente que trabaja en el campo son mayores de 46 años. “La idea es decirle a los jóvenes que el campo es negocio, que ahí se pueden generar empleos e ingresos, y que es una opción profesional rentable, que si se van a la ciudad a estudiar, deben regresar y no repetir la historia de sus padres, sino volver para sembrar productos que les dejen una mayor ganancia”.

Su participación en agrupaciones gremiales como el CNA y Consejo Agropecuario de Jalisco (CAJ), donde preside la Comisión de Jóvenes, le ha permitido relacionarse con empresarios que toman decisiones dentro de la cadena productiva y vivir de cerca la generación de proyectos que dejan importantes derramas económicas en beneficio del sector.

Opina que instituciones como el Consejo Agropecuario de Jalisco (CAJ) deben de mostrar, no solo a nivel nacional sino también en el exterior, los liderazgos que tiene la entidad en la producción de alimentos. Pero además, acercar a más productores a que se hagan socios, ofreciéndoles servicios para el mejor desarrollo de su actividad.

Sobre el actual consejo directivo en Jalisco, que preside el Médico Otilio Valdés y las críticas que ha recibido por su gestión, señala que si se compara con la administración anterior de Mauro Jiménez, es natural que haya una gran diferencia en personalidades y manera de trabajar, “sin embargo, lo importante es que el Consejo es una familia y por tal debe mantenerse unida”.

Reconoce que el proyecto de Ciudad Agropecuaria va lento pero con pasos firmes, “hace falta detonarla, porque una cosa es cacaraquearla y otra hacer que la gente se acerque a la institución”.

Menciona que le gustaría en un futuro cercano presidir al CAJ e impulsar la cadena productiva con la finalidad de que exista un mayor beneficio para el campo, “que es un detonador de fuente de energía, porque es el que nos da de comer”

En su opinión, la labor del CAJ debe circunscribirse a generar políticas públicas, a dar opiniones y marcar la pauta en la agenda pública del campo, “levantar la mano, hacer alianzas y no hacer enemigos, porque lo que nos une es el campo y su valor en la producción agropecuaria”.

Cárdenas Barba, apunta también la importancia de la vinculación que debe existir con las instituciones públicas para que los productores hagan sinergia en apoyos, como capacitación, innovación, investigación, desarrollo y financiamiento en la búsqueda de mecanismos que permitan lograr para nuestro país la auto suficiencia alimentaria sin depender tanto de las importaciones de productos del campo.