Con una marcada medianía, como suele ser el sello de la Liga MX, concluyó la fase regular del Clausura 2017 que arroja varias lecturas interesantes.

Tijuana fue el único equipo que hizo más de 30 unidades, además de que repitió como superlíder, algo que no había sucedido en la historia de los torneos cortos. Cayendo hasta las semifinales ante el actual campeón Tigres. Es la primera vez en la historia de los torneos cortos que un equipo hilvana dos torneos como líder general, y el honor le corresponde a Xolos de Tijuana.

Desde hace 32 años que esto no sucedía y todo el mérito es de Miguel Herrera y sus futbolistas, que cumplieron con un año fantástico. Pese a que para esta campaña se fueron piezas
clave como Federico Vilar, quien se retiró, Gabriel Hauche, actual jugador de Toluca y Dayro Moreno actual jugador de Atlético Nacional, entre otros, el
club se renovó y poco a poco asimiló la idea del ‘Piojo’, para estar prácticamente durante las 17 jornadas entre los punteros, y a final de cuentas ser el único conjunto que rebasó la barrera de los 30 puntos.

Avilés Hurtado, delantero de los Xolos de Tijuana, fue decisivo a lo largo de las 17 jornadas y prácticamente no presentó altibajos. Con ocho goles y cinco asistencias, el colombiano
se ‘robó’ la Liga MX, tan es así que se habla del interés de equipos europeos por sus servicios, y una vez más el América levantó la mano para ficharlo, situación que no luce descabellada ya que Miguel Herrera regresará al Nido. Sin embargo su destino parece ser Monterrey.

Producto de la necesidad debido a tantos lesionados, y al buen ojo de Ricardo La Volpe, el América debutó en este torneo a Diego Laínez, de 16 años. Es un mediocampista que juega de forma indistinta por cualquier banda, de fácil regate, gran visión de juego y un talento infinito, de hecho en varios partidos del equipo las esperanzas ofensivas estaban depositadas en él. Le falta madurar, aprender mucho, crecer en todos los sentidos, pero Laínez es una grata noticia para las Águilas en este atropellado torneo que terminó en fracaso.

Raúl Ruidíaz, delantero de Monarcas, se quedó a un pasito de arrebatarle el nombramiento de mejor futbolista del torneo a Avilés Hurtado, pues con sus goles, el peruano salvó a su equipo del descenso y lo metió a la Liguilla. Hacía una década que el Distrito Federal no se quedaba sin por lo menos un representante en la Liguilla.

Pero Pumas, Cruz Azul y América se ‘esmeraron’ para que el fenómeno se repitiera en este Clausura 2017. Evaluar cuál de los tres fracasos es mayor resulta subjetivo, pero basta decir que Pumas, bajo el pretexto de darle oportunidad a su cantera, terminó en el penúltimo lugar general, arrastrando el prestigio y dando pena. Inclusive dándole la espalda a jugadores leyenda y que sentían la camiseta, hablando en concreto de Verón y Alejandro Palacios.

Cruz Azul alargó a seis torneos consecutivos su ausencia en una fase final, en una campaña (otra) de pesadilla, ahora con el español Paco Jémez como entrenador, a quien mantuvieron en el cargo respetando lo acordado con anterioridad aun tras tanta crítica.

Y finalmente el América, que de forma inverosímil quedó marginado de la Liguilla, tras perder sus últimos tres encuentros en los que necesitaba sólo un punto para amarrar el boleto.
Estos tres llamados ‘grandes’ son las grandes decepciones de la temporada. La sorpresiva revelación del torneo fue sin duda la de los Zorros de Atlas.

Gran mérito tiene José Guadalupe Cruz, pues de forma literal le ‘sacó agua a las piedras’. Atlas no tiene ni por mucho el mejor plantel y por si fuera poco perdió a Rafael Márquez
por lesión. Sin embargo, el ‘Profe’ logró impregnar una idea colectiva de juego, maximizó las virtudes de sus futbolistas y los resultados arrojaron que los Zorros estuvieran
de regreso en una Liguilla, cuando, en honor a la verdad, pocos apostaban por ellos. Luego de las sanciones de ocho 10 partidos respectivamente a Enrique Triverio
del Toluca, y Pablo Aguilar, del América, por ‘supuestamente’ agredir a un árbitro, el gremio de los exhombres de negro paró la Liga.

Inconformes por el veredicto de la Comisión Disciplinaria, al considerar que los castigos se quedaron cortos, los árbitros decidieron rebelarse y no pitaron la Jornada 10, provocando que las sanciones fueran incrementadas a un año a cada futbolista. Justa para Aguilar, pero injusta para Triverio. El resto de la historia es conocido, pues Triverio y Aguilar apelaron ante el TAS, que los exoneró y les mantuvo los castigos iniciales. Sin embargo, quedó el precedente de la huelga arbitral, la cual sólo generó que semanas después se tuviera que
disputar una jornada doble para cumplir con el calendario en tiempo y forma.

En la liguilla hubo algo que se está haciendo costumbre, disputas de clásicos y en esta liguilla hubo dos clásicos que sin duda son los más representativos del país, siendo Atlas
vs Chivas y Tigres vs Monterrey los juegos más atractivos de los 4tos de final.

Tigres aplastó a Rayados 6-1 (global) para lograr llegar a semifinales donde después derrotaría contundentemente a Tijuana para afianzarse como el claro favorito a la presea azteca y lograr ser el tercer club bicampeón, estando detrás de Pumas y León.

Por otro lado Chivas logró empatar ante Atlas a 1 tanto en el global para después igualar a 3 tantos en el global contra Toluca en semifinales y rasguñar la final tras 11 años de ausencia a la que llegan como víctimas tras no lograr vencer en ninguna llave y logrando las instancias mayores únicamente por posición en la tabla.

Para el Apertura 2017 el equipo que se encargará de suplir la ausencia del ya descendido Jaguares será Lobos BUAP quienes por vez primera jugarán en primera división tras lograr una extraordinaria campaña con tan sólo 7 meses con Rafa Puente junior como DT, siendo campeones de Liga de Ascenso y campeones de la final de
finales derrotando a Dorados. Se nos viene un semestre muy apretado con Liga y actividad de Selección Mexicana.