La historia del tequila tradicionalmente había tenido a los varones como los protagonistas más destacados. Pero actualmente las mujeres han incursionado de modo más notable en este peculiar entorno que ha generado la bebida mexicana más conocida en el mundo.

Un ejemplo del protagonismo femenino en la agroindustria del tequila ha sido Melly Barajas Cárdenas, quien con una historia iniciada hace quince años, ya ha hecho su camino al andar a través de sus marcas y su estilo de hacer negocios en la empresa Vinos y Licores Azteca, cuya destilería se ubica en la región de Los Altos de Jalisco. Concretamente en el municipio de Valle de Guadalupe.

Su empresa inició en 1999, luego de una plática con su padre Antonio Barajas Abarca y su madre Carmen Lucía Cárdenas. Comentó que prácticamente con el objetivo de “chiquear a mi padres, se inició la empresa”.

Detalló que una de las características de su destilería, es que ésta prácticamente es operada por mujeres, siendo los varones ocupados en tareas muy específicas, como las maniobras de más trabajo físico.

Al respecto, abunda en “que las mujeres hacemos lo que nos gusta con mucho amor y esto ha se ha hecho en mi empresa”.

Trabajo con creatividad

Melly Barajas ha puesto en su empresa una gran dosis de creatividad en el diseño de sus productos y sus políticas de marketing para abrirse paso en un mercado dominado  por las grandes firmas tequileras.

Lo anterior se ha manifestado en la forma y el contenido de sus productos y su apuesta para la comercialización en nichos específicos de consumidores.

El ejemplo más logrado de un marketing innovador fue el lanzamiento de la marca Conde Azul en una botella de lujo con un contenido peculiar: hojuelas de oro de 22 quilates revueltas con el licor.

Este producto fue todo un suceso en el mercado de las bebidas espirituosas, lo que fue motivo de gran impacto noticioso en diversos sitios del ciberespacio.

Hizo mención de que la antigua tradición oriental de incluir los metales precios como alimento en platillos sofisticados, fue retomado por su parte para su inclusión como ingrediente en un tequila, cuyo destino comercial ha sido el de consumidores con motivos especiales que celebrar, como las peticiones de mano de las mujeres casaderas, por poner un ejemplo.

Otro ejemplo de la creatividad en el diseño de sus productos, ha sido el llamado Tequila Espectacular, lo que supone una botella empotrable para el acomodo de tres envases de 200 mililitros, de modo que en una sola botella se tengan las presentaciones de licor blanco, reposado y añejo. Al respecto, Barajas Cárdenas expresó que para quienes gustan de las variadas presentaciones del tequila, este producto viene muy bien al caso.

Actualmente esta empresaria está en fase de afinar una marca de tequila destinada al nicho de los amantes de productos esotéricos.

Melly Barajas también ya ha sido integrada como consejera en la Cámara Nacional de la Industria Tequilera, dentro del nuevo enfoque de los organismos empresariales  para responder a la agenda de la perspectiva de género.