México ha logrado incrementar considerablemente el consumo per cápita de carne de cerdo, pasando de 15.1 kilos por persona al año en 2007 a 16.6 al cierre del 2014, no obstante aún se ubica en el lugar número 14 como consumidor, muy por debajo de países como Hong Kong en donde se consumen 70.3 kilos, la Unión Europea con 41.8 kilos, Taiwán con 32, China 32, Estados Unidos 27.1 y Japón 19.3 kilos per cápita.

José Luis Caram Inclán, presidente de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, indicó que se espera que en este año México inicié las exportaciones masivas de carne de cerdo a China con lo que buscará incrementar las 84 mil toneladas comercializadas al exterior el año pasado y que representó divisas por más de 400 millones de dólares.

“Durante el 2014 hemos cumplido con todos los requerimientos de sanidad animal con China y al día de hoy estamos con los protocolos comerciales, ya son más entre particulares, es sin duda una gran oportunidad para México y un gran atractivo para China en nuestro producto”.

Por otro lado, lamentó que siga ingresando al país carne de cerdo sin cumplir con las medidas fitosanitarias que se exige a la carne nacional, ya que mientras países como Estados Unidos de donde se importa carne de cerdo son muy exigentes en la calidad, inocuidad y sanidad, en México no se cuenta ni con normas de calidad para el ingreso de importaciones, lo que hace que recibamos lo que nos manden sin restricciones.

El dirigente de los porcicultores dijo que el gobierno mexicano debe regularizar el mercado nacional de carne de cerdo, para evitar la entrada de importaciones desmedidas y de mala calidad, que tan sólo el último año superaron las 800 mil toneladas, generando gastos al país por mil 200 millones de dólares, sin ningún control de calidad y misma que termina compitiendo deslealmente con el producto.