México es el primer exportador de chile verde a nivel mundial y el sexto de chile seco; nuestros principales clientes son Estados Unidos, Japón, Canadá, Reino Unido y Alemania. En 2013 se exportaron 370 mil toneladas. El país es deficitario en chiles secos, por lo que hay importaciones de Asia y Sudamérica. Tal déficit se cubre con importaciones de China, India y Perú, entre otros países.

Además de un producto con presencia mundial, éste es un cultivo originario de nuestro país y parte simbólica del imaginario culinario y cultural. En 2013 destacaron Sinaloa, Chihuahua, Zacatecas, San Luis Potosí y Jalisco; como principales productores del cultivo con cerca de las tres cuartas partes del volumen nacional en su conjunto.

Jalisco avanza en producción

El estado de Jalisco ocupa el quinto lugar en producción de Chile a nivel nacional, participando con cerca de las 100 mil toneladas anuales, que representan el 4.3 por ciento del total producido nacional, con un valor de cerca de los 800 millones de pesos, que participan con el 5.3 por ciento del valor de la producción nacional.

La superficie de cultivo de esta hortaliza en la entidad, es de poco más de las 4,300 hectáreas, con rendimiento promedio que oscila entre las 85 y las 45 ton/ha; los primeros rendimientos se refieren a plantaciones de chile bajo ambientes controlados o invernaderos, y los segundos a producciones a cielo abierto, con tecnología de punta a través de sistemas de acolchados y ferti–irrigación (técnica de aplicar fertilizantes en el riego).

Según un sondeo de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (Seder), se estima que existen aproximadamente 1,434 productores en la entidad, y que están integrados en el Sistema-Producto Chile (SPC). En el grupo de las hortalizas, existen limitantes de permanencia de registro de los productores en un padrón formal, porque los ciclos vegetativos (desde siembra a cosecha) de estos cultivos son cortos, registrando ciclos que van desde los 30 días como es el caso del rábano, hasta los 180 días correspondiente al camote. En el caso del SPC es de 120 días, aspectos que sumados a la libre competencia de precios de mercado, incita que los productores cambien de cultivo y por consecuencia en el poco reconocimiento de un documento tipo padrón,  característica que hace la ausencia en este tipo de instrumento.

Las variedades de chile que se producen, son principalmente serrano, jalapeño, pimiento morrón, poblano, anaheim y caloro, teniendo impacto la variedades serrano y jalapeño que se cultivan a cielo abierto y en conjunto participan con el 70 por ciento (69,468 ton.) de la producción total. De manera menor pero muy importante, está el tipo pimiento que se produce en invernadero y que colabora con el 15.5 por ciento  (15,381 ton) de la producción, variedades dirigidas a satisfacer principalmente el mercado de exportación y de forma menor el mercado nacional. El resto de las variedades participan de manera mínima.

Son 52 municipios en la Entidad los que producen esta hortaliza; sin embargo 5 son los que mayormente participan en el volumen del cultivo, siendo éstos en orden de importancia: Mascota, San Gabriel, Cihuatlán, Etzatlán y Tomatlán, los que en conjunto colaboran con poco más del 55 por ciento (54,695 ton.), del total producido en el estado.

Yahualica y sus municipios vecinos también tienen importancia, con el tradicional chile de Yahualica, del que se ha iniciado su gestión para conseguir la denominación de origen.

Se estima que el consumo per cápita de esta hortaliza es de 9 kilos anuales y la forma de consumirlo va desde fresco, seco, en polvo, enlatado, conservado casero, en salsa, etcétera.

El S.P. Chile en el Estado está estructurado a través de 6 Consejos Regionales de Productores y un Consejo Estatal, que involucra las regiones: Costa Norte, Costa Sur, Sierra de Amula, Sierra Occidental, Altos Sur -Altos Norte y Sur – Sureste …

Actualmente a los productores de las regiones Costa Sur, se les está apoyando, en Asistencia Técnica para la Producción Integral del cultivo.

EL DATO

El chile habanero de la Península de Yucatán ya tiene su favor la figura de la denominación de origen.

La capsaicina es el compuesto que, en mayor o menor medida, produce la sensación de picor en cada una de las variedades de chile, y lo que lo ha vuelto un condimento famoso en el orbe. Tiene efectos medicinales: aumenta el número de calorías quemadas durante la digestión, reduce los niveles de colesterol, es anticoagulante y se usa como analgésico y antiinflamatorio, incluso tiene propiedades para combatir el proceso de oxidación y hasta algunos tipos de cáncer.