Actualmente en tierras jaliscienses operan ya tres rastros con las características Tipo Inspección Federal. La meta para 2019 es que haya en operación otras cinco instalaciones de esta modalidad, y con ello elevar la competitividad y calidad de los productos cárnicos de Jalisco.

Así lo comunicó el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER), Héctor Padilla Gutiérrez, quien precisó que actualmente ya funcionan en la entidad tres centros de matanza: en Etzatlán, en Jocotepec y en Arandas, y el propósito es que haya otros seis antes del año mencionado.

Los demás rastros de modelo se tendrían en Lagos de Moreno, San Cristóbal de la Barranca, Ciudad Guzmán, Tomatlán, El Grullo y Villa Guerrero (éste bajo el modelo a cargo de la Secretaría de Salud).

El funcionario puntualizó que los rastros TIF traen ventajas de gran relevancia para la carne de animales ahí sacrificados, de modo que estos productos tienen aceptación en todos los nichos del mercado nacional e internacional, junto con un mayor valor agregado; además de estímulos económicos del erario federal para el productor que ahí decide sacrificar su ganado.

También destacó el titular de la Seder que en la adecuación y equipamiento de estos rastros, se tiene la coordinación entre los gobiernos estatal y federal con los municipios para sacar adelante los proyectos con bolsas de recursos aportados por los tres ámbitos de gobierno.

Padilla Gutiérrez resaltó que la intención es contar con una red de rastros TIF en todo el territorio estatal, de modo que los productores y demás agentes de la cadena de la carne se beneficien con las ventajas de la matanza con las características del sistema TIF.

Enfatizó que actualmente por falta de infraestructura TIF, gran parte de la oferta de carne de res de Jalisco se queda sin acceso a importantes segmentos del mercado regional, en los que se vende carne de otros Estados o de fuera del país.

Asimismo, hizo notar que en cada proyecto de rastro TIF se parte de estudios de factibilidad técnica y de mercado, para no generar obras que luego sean ociosas. Como ejemplos de proyectos ya definidos en sus montos de inversión, citó los rastros de Lagos de Moreno con 16.7 millones de pesos; Ciudad Guzmán con 19.6 millones de pesos, y el de San Cristóbal de la Barranca con 9.2 millones de pesos.

EL DATO
La Seder realiza estos proyectos a través de la Dirección de Programas Regionales.
Al momento, sólo el rastro de Etzatlán (empresa privada) ya cuenta con el sello TIF, mientras que los de Arandas (municipal) y Jocotepec (privado) se encuentran en proceso de recibirlo
La federación aporta recursos a través del Fideicomiso de Riesgo Compartido de la Secretaría de Agricultura.
Hay un subsidio de federal de 200 pesos por bovino y de 100 por cada cerdo que se sacrifiquen en rastros TIF.
En las bolsas de apoyo entre Seder y Firco se tiene el límite de 40 millones de pesos para adecuar o modernizar rastros.