El Gobierno de la Unión Americana emitió una positiva noticia que implica otro importante paso en favor de autorizar próximamente la exportación directa del aguacate jalisciense hacia su territorio, como sucede con la fruta de Michoacán, cuyas ventas externas tiene en el mercado estadounidense como un destino muy rentable.

Así lo expresó el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER), Héctor Padilla Gutiérrez, quien puntualizó que la reciente publicación en el Diario Oficial del país vecino, en la que se informó de que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), dará la venia para la certificación de otros municipios mexicanos, dándole prioridad a los ocho de Jalisco que ya cuentan con el reconocimiento de zonas libres de plagas cuarentenarias de parte de la autoridad mexicana.

Según la legislación estadunidense, tal publicación abre periodos de consulta entre los sectores productivos por unos 180 días, para luego dar luz verde a la entrada de aguacate de Jalisco, siempre y cuando no surjan objeciones de actores involucrados.

El funcionario estatal adujo que la noticia generada en Estados Unidos, se complementa con otra de parte del Gobierno Federal, en la que se reconocen como zonas libres de plagas del aguacate a los municipios de San Gabriel y Valle de Juárez, que se añaden a otros ocho municipios en tal condición fitosanitaria.

Padilla Gutiérrez refirió, que si bien, Michoacán tiene el liderazgo nacional en la producción de aguacate. Sin embargo, en el campo de Jalisco hay rendimientos superiores de esta fruta por unidad de superficie, además de que se tiene un periodo más amplio de cosecha que le permite más presencia en el mercado.

El responsable de la SEDER, detalló que mientras en las huertas michoacanas hay un promedio de 100 árboles por hectárea, en algunas de las más tecnificadas de Jalisco se cuentan de 500 a 600 plantas, lo que trae más rendimiento debido a la aplicación de un paquete tecnológico muy eficiente.

Además refirió que mientras en la entidad purépecha hay un periodo de corte abundante de cuatro meses, en Jalisco se tiene prácticamente una ventana de nueve meses, lo que es una gran ventaja competitiva para efectos comerciales.

Padilla Gutiérrez subrayó el aguacate ha sido un ejemplo exitoso de la reconversión productiva que se debe dar en el campo, lo que supone inducir estratégicamente la inversión pública y privada en proyectos de tecnología de vanguardia que traigan productos de más valor agregado y fuentes de empleo permanente.

En ascenso, la exportación de aguacate

El funcionario estatal hizo notar que la inminente penetración del aguacate jalisciense en el mercado de Estados Unidos, traerá consigo ingresar a un nicho de negocios de gran importancia, dado que el país vecino supone 80 por ciento de las exportaciones del aguacate mexicano, lo que supone un negocio de más de 800 millones de dólares.

Cifras recientes de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), revelaron que de julio de 2014 a enero de 2015 se exportaron al territorio norteamericano 365 mil toneladas de aguacate michoacano, lo que supuso un incremento de casi 103 mil toneladas sobre el periodo del ciclo anterior.
Fuente: SEDER-SAGARPA.

EL DATO
El último dato de las estadísticas del Gobierno Federal reveló que las exportaciones agroalimentarias sumaron 25 mil 600 millones de dólares durante 2014.
Los productos líderes son cerveza, jitomate, aguacate y tequila.
En Jalisco de tenerse sólo mil hectáreas de predios de aguacate en el año 2000, actualmente se llegó a 16 mil hectáreas, de las que en 60 por ciento se encuentran ya en producción.
Los municipios reconocidos por la autoridad mexicana como libres de plagas del aguacate en Jalisco son Zapotlán El Grande, Gómez Farías, Sayula, Mazamitla, La Manzanilla, Concepción de Buenos Aires, Tapalpa y Zapotiltic.
Jalisco ya exporta en forma directa a Japón, Canadá y varios países europeos y centroamericanos.
México reanudó las exportaciones de aguacate en 1997, luego de un castigo no arancelario que las prohibió por 80 años.