La Doctora Ana Aguilar Arrieta, miembro del Consejo Nacional de Apicultores e investigadora de la Universidad de Guadalajara, se pronunció porque exista una ley que brinde apoyos económicos a las mujeres que viven en zonas rurales.

Conocedora de la realidad que se vive en el campo, donde a diario le toca ver el abandono de los esposos que se van a Estados Unidos, dejando como jefas de familia a las mujeres; lamenta que estas se queden sin desarrollar una actividad productiva porque carecen del conocimiento y medios económicos para explotar sus tierras.

Ana ha encontrado como una alternativa viable para las mujeres la actividad apícola, que resulta noble, relativamente fácil, rentable, y que apoya al entorno ecológico; sin embargo requiere del apoyo financiero para realizar la compra de colmenas.

En Cuautitlán de García Barragán, la Doctora Ana, realiza actividades apícolas y produce miel, cera propóleo, jalea real, reinas, polen y pan de abeja.

Para emprender este negocio, una mujer necesita 10 colmenas, que cuestan alrededor de 15 mil pesos cada una. La recuperación o retorno de capital se lograría en un año, con la comercialización de los productos. Indicó.

Actualmente esta actividad la realizan mujeres hasta de la tercera edad, combinando sus actividades de casa y obteniendo hasta 2 toneladas de miel al año.

Es una actividad noble y bonita, es la única actividad pecuaria que no afecta al entorno ecológico, “el sabio Albert Einstein ha mencionado que si las abejas desaparecieran de este planeta, a la humanidad le quedarían cuatro años de existencia”.

Explicó que las mujeres han sido relegadas por los agricultores y que incluso en la Sagarpa, los apoyos son otorgados primordialmente a los hombres.

En varias ocasiones, grupos de mujeres han solicitado apoyos a través de programas gubernamentales, montos que no exceden de los 30 mil pesos para actividades productivas, sin embargo han sido rechazadas “porque son los hombres los que palomean, aún y cuando se cumplen con todos los requisitos, hasta estar inscritas en el SAT”. Indicó.

Reconoce que las mujeres no tienen representación a altos niveles, pese a que viven en zonas marginadas, como es el caso de Villa Purificación y Cuautitlán. “Estoy en un municipio marginado, donde veo a mujeres sumisas a la voluntad del señor y otras más, solas en el medio rural”. La apicultura es una actividad maravillosa y más en esta zona que es reserva natural de la biósfera. Aquí hay una gran oportunidad de empleo para las mujeres” Indica.

“Las mujeres incluso sin tierras, pueden pagar una renta en especie entregando miel, a cambio de que les presten un pedacito de tierra para poner sus colmenas, solo necesitamos la voluntad política para que las ayuden a salir adelante”. Menciona la bióloga doctorada en apicultura, al lamentar que no se reciba del Sistema Producto Apícola apoyo gubernamental.

apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo apoyos económicos para las mujeres del campo