El Procurador Agrario Cruz López Aguilar, advirtió que la reforma al campo no contempla la desaparición del ejido y que esta figura permanecerá, no por razones políticas, sino porque así conviene a los ejidatarios.

Entrevistado después de reunirse en Guadalajara con Delegados de la Procuraduría Agraria, reconoció que en los tribunales agrarios se encuentran rezagados más de 150 mil juicios, la mayoría datan de varias décadas peleando el reconocimiento de la propiedad social.

Añadió que la Procuraduría Agraria está utilizando los medios alternos que contempla la ley para evitar que sigan los litigios, como la mediación, la conciliación y el arbitraje.

Cruz López recordó que recientemente fueron resueltos 25 asuntos complicados que tenían entre 30 y 50 años y sin necesidad de llegar a los tribunales, “porque ahí uno gana y otro pierde, luego se va al amparo, y es el cuento de nunca acabar”. Citó.

Existen núcleos agrarios en el país verdaderamente complicados donde incluso algunos tienen hasta 100 mil hectáreas de las cuales al menos el 75 por ciento de su superficie están conurbadas. “Ese rezago viene desde el inicio del reparto de la tierra”, mencionó.

Ya no hay tierras que repartir, el reparto agrario se acabo en 1992, afirmó.El Procurador Agrario dijo que las dos administraciones pasadas, la de Fox y Calderón no le hicieron ni cosquillas al ejido y que de 14 años a la fecha, solo un 3.5 por ciento de las tierras ejidales pasaron a manos particulares.

“Se hablaba que con las modificaciones de 1992 iba a pasar todo a dominio pleno o a manos privadas, pero tenemos apenas un 3.5 que pasó de la propiedad social a la propiedad privada”.

Insistió que el problema de la productividad en el campo no radica en la tenencia de la tierra, sino en que no se reconoce a los núcleos agrarios como organizaciones para recibir apoyos de asistencia técnica, de extensionismo, de coberturas en la producción y de líneas de crédito.

“En la Sagarpa dijeron que para resolver el problema del campo se necesita que la propiedad social pase a la propiedad privada. Los campesinos no tienen interés en que salga eso, porque eso no va resolver nada”. Finalizó.