El Tratado de Libre comercio con los países del Norte (TLCAN) dio un plazo de 15 años a los productores de maíz blanco en México, para adaptarse a las condiciones del mercado. Ese tiempo ya expiró y la producción de maíz blanco supera al amarillo, lo que hace necesario importarlo para satisfacer las necesidades de la industria.

Para el Presidente de una de las principales empresas transformadoras de maíz en el mundo MINSA, Raymundo Gómez Flores, el déficit que tiene el país en la producción de maíz amarillo, no es tanto culpa de los campesinos, sino de una estructura comercial que no ha permeado en su totalidad al campo.

“No ha sido posible decirles que el país requiere de 8 a 12 millones de toneladas de maíz blanco anualmente y se producen hasta 24 millones; por consiguiente terminamos exportándolo, dándoselo a los pollos, o a los puercos como margaritas, pudiendo sembrar maíz amarillo que tiene mayor demanda”. Señaló.

El maíz blanco preferentemente se usa para la elaboración de tortillas y forma parte de la dieta del mexicano. Por su precio es el producto más barato de la canasta básica. Un kilo de tortilla en el mostrador tiene un precio de venta de 9 pesos con 80 centavos.

“Y si te pones a pensar en todo lo que hay detrás de su proceso, es un producto adecuado por las características que tiene, desde el calcio que proporciona, te sirve de plato, de cuchara, en el mundo los anglosajones y los asiáticos le reconocen todas sus cualidades”.

El 50 por ciento de las tortillas que se comen en el mundo, están hechas con nixtamal y el 50 por ciento con harina de maíz o harina nixtamalizada “ y de ese 50 por ciento nosotros tenemos cerca del 35 por ciento”. Citó.

Los productores siembran maíz blanco porque se los pagan hasta 16 por ciento más que el amarillo, sin embargo la industria pecuaria demanda este último para dárselo de comer a los animales de engorda.

En 2013 se importaron cerca de 6 millones toneladas de ese grano, pero el promedio de los últimos cinco años fue de 8.5 millones de toneladas anuales.

De acuerdo a la estrategia del gobierno federal impulsada a finales del 2013 ,  se pretende reconvertir 150 mil hectáreas de maíz blanco a amarillo, para alcanzar un millón de hectáreas en 2018. Con ello, se producirían 1.5 millones de toneladas adicionales de maíz amarillo este año y 10 millones dentro de 5 años, lo que eliminaría las importaciones de ese grano.

Ello se estableció en la “Estrategia de Promoción de la Producción de Maíz Amarillo en México 2020” que suscribieron las Secretarías de agricultura, la de economía, la industria semillera y procesadora, los ganaderos y los productores de maíz y que incluye la programación de cosechas, tecnologías de alta productividad para reducir costos e incrementar rendimientos, agricultura por contrato, financiamiento, acciones de logística y desarrollo de proveedores.

productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco productores de maíz blanco