El gobierno federal reestableció los aranceles a las importaciones de maíz blanco y sorgo de países con los que no se tenga Tratados de Libre Comercio, según se anunció de parte de las Secretarías Federales de Agricultura y Economía. Tal medida supuso la revocación de un decreto que había eliminado las medidas arancelarias.

Al respecto, el consultor agroindustrial Jorge Puga Ruiz, comentó que ésta es una medida afortunada y que debe ser el inicio de una reingeniería de gran fondo para terminar con la distorsión que se tiene del mercado agropecuario en nuestro país.

Detalló que la falta de aranceles que se tenía en las importaciones de maíz blanco de Sudáfrica y del sorgo de varios países como Argentina, ha propiciado que las importaciones de tales productos en tiempos de cosechas en el campo mexicano, originen el desplome de los granos domésticos, con la consecuente afectación a los agricultores mexicanos, como ha sucedido en Jalisco y otros Estados graneleros.

El entrevistado indicó que se tiene una agenda muy exigente en darle orden al mercado de granos, de modo que el Estado (léase gobierno federal), deje de ser el ente que da lineamientos a través de sus políticas de subsidios a la comercialización y ha dejado que se queden en posiciones muy cómodas los agricultores y los comercializadores.

Afirmó que el Estado debe ser el facilitador de un marco que permita el descubrimiento de los precios, de manera que el mercado se distorsione lo menos posible porque es imposible que siempre se pretenda resolver la comercialización a base de subsidios; además de que productores y grandes consumidores de granos se han quedo atenidos a las medidas gubernamentales.

Entorno de incertidumbre en la cosecha

En este contexto, puntualizó que habrá ofertas hechas de parte del sector oficial de apoyar con mecanismos de compensación a los productores que no entraron a la agricultura por contrato con el respaldo de coberturas para la protección del precio del maíz blanco.

Por lo pronto, ya se han tenido varias protestas de grupos de agricultores que han recorrido a los bloqueos de carreteras en la región de la Ciénega de Chapala, como también ha sucedido en otros Estados del occidente del país, como el caso de Guanajuato, donde curiosamente el exsecretario federal de Agricultura, Javier Bernardo Usabiaga, no recurrió a la cobertura para la protección de los precios.

Recientemente ante las protestas de agricultores, se había anunciado que el precio del maíz llegaría a 4 mil 100 pesos, al acumularse un subsidio federal al precio de venta del grano en el mercado libre.

EL DATO
En el Diario Oficial de la Federación se informa de parte de la Secretaría de Economía que el maíz blanco importado será de 20 por ciento y de 15 por ciento para el sorgo. Estos aranceles aplican a productos con los que no se tienen tratados comerciales.