Una vez que ya se han recuperado los volúmenes de producción avícola, tanto de huevo como de pollo, que se colapsaron tras el impacto de la influenza aviar de meses recientes, se tiene el desafío pendiente de un relanzamiento de esta actividad pecuaria, de modo que los avicultores y su cadena productiva incurran en lanzar al mercado productos con el mayor valor agregado posible.

Así lo expone el presidente de la Comisión Internacional del Huevo (IEC, por sus siglas en inglés), César de Anda Molina, quien refiere que además de asegurar todas las medidas de bioseguridad para prevenir otros brotes de enfermedades, se tiene el desafío de asumir un nuevo enfoque en la producción, como lo han hecho otros países, como Tailandia y Malasia que también resintieron impactos de esta epizootia.

Puntualiza que la experiencia de estos países revela que tras resentir el impacto de la influenza aviar y la despoblación de sus granjas, posteriormente sus productores se fortalecieron al vender productos con más valor agregado, en vez de solamente materias primas.

En el caso de México, indica que se requiere de un programa a corto y largo plazo con amplio consenso entre gobierno y productores, para fijar metas y hacer todo lo necesario para cumplirlas. Además, destaca que las medidas severas de bioseguridad siempre habrán de aplicarse para prevenir epizootias. Afirma que se tiene una noticia positiva del Gobierno de Jalisco en invertir nuevamente en la operación de casetas de vigilancia fito-zoosanitaria.

Por cierto, ya se detectó en China una nueva variante de la influenza aviar, conocida como H7N9.

El expresidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA) recordó que en el caso de la avicultura jalisciense, se perdió un volumen de 40 mil cajas de huevo diarias (de 360 unidades cada una), lo que incidió significativamente en el abasto del país, si se considera que Jalisco aporta 55 por ciento de la oferta nacional de huevo. En el mercado doméstico del huevo, asevera que un pendiente es vender el producto con marca para el posicionamiento del blanquillo en favor de sus empresas productoras.

Por cierto, la caída del citado volumen de huevo, se derivó del sacrificio de más de 20 millones de gallinas de las granjas jaliscienses, además de sacrificios en otros estados.

Reanudación de las exportaciones

De Anda Molina también trae a colación que el impacto de la influenza afectó las exportaciones de huevo procesado y huevo fresco (ya sea líquido o en polvo). En el caso del huevo procesado, comunica que las exportaciones se cayeron en más de 90 ciento, por lo que su reactivación habrá de darse gradualmente. Recordó que se había llegado a exportar un volumen equivalente a cinco mil cajas diarias.

En este punto, hizo mención de que la influenza no trajo consigo la pérdida de un estatus sanitario de parte de Japón, donde se conservó un nicho para la exportación de huevo procesado, sin que pudiera mantener el volumen demandado anteriormente por la caída de la producción.

PARA SABER
México es el líder mundial en el consumo de huevo fresco por habitante con un indicador de casi 22 kilogramos. Jalisco aporta 55 por ciento de la oferta nacional de huevo. Durante 2013 se tuvo una producción de 2.4 millones de toneladas de huevo y de 2.9 millones de pollo. En pavo se tiene una producción de 8 mil toneladas que se concentra en granjas de Sonora, Chihuahua y Yucatán.

avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura avicultura