La revisión y readecuación permanentes de políticas públicas son el reto constante ante las exigencias de la seguridad alimentaria en un entorno de alta volatilidad de los precios, un fenómeno que repercute en toda la sociedad, sobre todo en la gente de menores ingresos, afirmó el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez.

En su mensaje de clausura del I Seminario internacional sobre este tema, el funcionario estatal, resaltó que en Jalisco se ha asumido el reto con acciones que se tienen en marcha, como la agricultura por contrato y otras acciones vinculadas a ella, como mayor penetración del financiamiento y el impulso a las coberturas de precios ante fluctuaciones del mercado.

Insistió en que en Jalisco hay mucho por avanzar para generar un marco de certidumbre para beneficio de sus cadenas productivas, máxime si se considera que en la entidad se procesa 70 por ciento de los granos que se consumen en el país, entre otros productos primarios.

Por parte del director general de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), Rafael Gamboa González, se destacó que el gobierno federal tiene que hacer su parte para el adecuado manejo de las variables económicas que faciliten la seguridad alimentaria, como son las política monetaria, el almacenamiento y formación de reservas alimentarias, así como inducir incentivos a la producción doméstica.
Padilla Gutiérrez también puntualizó que este seminario propició un estrechamiento de lazos de comparación entre FIRA y el Gobierno de Jalisco, de tal suerte que ya se tiene previsto la realización de este foro para 2015.
Ambos funcionarios enfatizaron que la volatilidad de los mercados alimentarios amerita una revisión de sus causas en el ámbito internacional, y en el contexto interno.

La clausura formal correspondió al coordinador de asesores de la Subsecretaría de Agricultura, Sergio Fadel Kuri.

FAO y BID reconocen tarea de Jalisco

La promoción de la agricultura por contrato que se impulsa en Jalisco atiende los lineamientos de importantes organismos internacionales ligados al sector rural, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La representante de la FAO en México, Nuria Nurquía Fernández, y el economista en recursos naturales del BID, Osvaldo Ardila, expresaron que el mecanismo de la agricultura por contrato es una fórmula muy recomendable para dar certidumbre a los actores económicos involucrados.

Ambos puntualizaron que es recomendable la actuación de los organismos estatales en inducir condiciones apropiadas para dar certeza a compradores y productores de alimentos en cuanto a los precios en que se venderán los productos y con ello prevenir condiciones adversas que se generan en el mercado.

La representante de la FAO en nuestro país puntualizó que es recomendable también que, además de facilitar el acercamiento entre los oferentes y demandantes de los productos primarios, se deben propiciar también las condiciones que faciliten el acceso al financiamiento y los seguros para prevenir factores hostiles del clima (sequías e inundaciones) y del comportamiento del mercado, como son las caídas drásticas de los precios.

Por su parte, el economista del BID refirió que la actuación de los organismos estatales en la agricultura por contrato, supone el uso más racional posible en la aportación de subsidios a la comercialización de modo que no se distorsione la dinámica natural del mercado y para que no se abuse de los recursos del erario.

Ambos especialistas fueron entrevistados en el mencionado seminario Internacional.

EL DATO
En Jalisco se tiene la meta de promever un millón y medio de toneladas de granos y oleaginosas en el esquema de agricultura por contrato.

Salvador Y Maldonado