Criadores de Borregos Pelifolk

ZAPOPAN, JAL. Luego de 26 años de trabajo en mejoramiento genético, los criadores de borregos Pelifolk  tienen confianza en que por fin el Gobierno Federal reconozca como raza sintética a esta especie originada de cruzamientos entre las razas Pelibuey (de origen africano), Suffolk (de origen inglés) y Black Belly (procedente de Barbados).

Uno de sus promotores principales, el veterinario Benjamín Nuño Hernández, resaltó que el Pelifolk será la primera raza ovina desarrollada en nuestro país  (y de manera especial en Jalisco) y con ello será una aportación a la ovinocultura mundial, así como se ha hecho con las aportaciones del caballo Azteca en la ganadería equina y con la raza Sardo Negro en el ganado bovino.

Detalló que el cruce de tres sangres en los borregos Pelifolk trae varios beneficios, como animales con mayor musculatura (y por ende más carne), más producción de leche y una respuesta al pastoreo por su adaptabilidad a terrenos rústicos, lo que representa diversas ventajas para el negocio de la ovinocultura.

Al momento, señaló que entre los avances se tiene ya la estabilización del fenotipo (apariencia externa de los animales) y se tiene en fase de sistematización una serie de datos  informativos que permitan la estandarización de los ejemplares como una raza.

Detalló que lo anterior supone sistematizar los datos informativos en varios temas, como la edad de las hembras al primer parto, sus índices de fertilidad, el tamaño de los  ejemplares al nacimiento y al destete, así como información ligada a los aspectos nutricionales, como la ganancia diaria de peso en su periodo de crecimiento, entre otros indicadores.

Insistió en que el hecho de que el ganado Pelifolk sea declarado en su momento la primera raza desarrollada en México, será toda una aportación de nuestro país, si se considera que las 20 razas ovinas que existen en la ovinocultura mexicana, son de origen extranjero.

Entre los aspectos prácticos que se tienen actualmente en el trabajo de campo, Benjamín Nuño mostró en su granja en Tesistán, en el municipio de Zapopan, la tarea de imprimir tatuajes en la piel de los ejemplares para con ello tener constancias concretas de las variables que tienen en el estudio final que  pretende ser avalado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); y posteriormente de parte de organismos nacionales e  internacionales especializados en ovinos, como es el caso de la Unión Nacional de Ovinocultores (UNO).
Hizo notar que en recientes exposiciones ganaderas en varios estados del país, el ganado Pelifolk ha registrado una gran demanda.

Citó que en el país  se tiene un buen inventario de este ganado con una existencia de cuatro mil hembras, concentradas en 80 por ciento en Jalisco.

Añadió que el desarrollo del ganado Pelifolk en México es una aportación importante para una rama productiva que ha registrado en las décadas recientes un crecimiento expansivo, en comparación con el ritmo relativamente lento en el movimiento del  inventario  de la ganadería bovina.

Nuño Hernández dijo confiar en que haya apertura de las autoridades ante esta nueva raza de ovinos, como se tuvo recientemente con el reconocimiento de la raza Simmangus  de bovinos, un resultado del cruce de las razas Angus y Simmental.

EL DATO

  • La sede de la Asociación Ganadera Local Especializada de Borregos Pelifolk se encuentra en Zapotlanejo, Jalisco.
  • Hay 55 socios activos.
  • Se tiene inventario de esta raza en 20 Estado del país, desde Baja California hasta el Sureste.