Dos años y medio han pasado desde que en la región de Los Altos se inició la contingencia sanitaria por la gripe aviar A H7N3, crisis que provocó el sacrificio de 26.1 millones de aves en Jalisco y otras entidades. Hoy, la industria avícola muestra los primeros signos de recuperación y hasta proyecta cerrar el año con un crecimiento en la producción.

“Prácticamente hemos superado las expectativas de crecimiento y recuperamos la producción de huevo que traíamos antes de la crisis sanitaria, al incrementar la producción entre 2 y 3% en comparación con el año pasado”, estima el presidente de la Asociación de Avicultores de Tepatitlán, Ricardo Estrada de la Torre.

Para el representante de los avicultores, la industria está en plena recuperación. “Estamos trabajando para terminar las cuarentenas y esperamos que este año ya queden todas levantadas. En Tepatitlán teníamos 46 granjas en cuarentena y ahorita ya son 18”. En Jalisco refiere que todavía quedan 26 granjas en cuarentena, de un total de 91 que había en el 2012. Pero esto no ha impedido que el Estado siga siendo el mayor productor a nivel nacional al aportar el 55% del huevo que se produce anualmente, esto es, un millón 430 mil toneladas.

Los números revelan la recuperación que vive el sector: en el primer semestre del año se produjeron 633 mil 252 toneladas de huevo, cifra que registra un crecimiento de 5.5% respecto a los primeros seis meses de 2013, según el inventario ganadero de la Sagarpa.
Estrada de la Torre añade que los productores y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) trabajan en la implementación de medidas de bioseguridad y controles estrictos en las granjas avícolas. “La crisis nos abrió los ojos para tomar conciencia del riesgo ante este tipo de contingencias, los avicultores están tomando las medidas de seguridad más severas para defenderse y controlar mejor sus animales, y obviamente la producción se ve así beneficiada”.

Explica que con los mecanismos implementados se han disminuido las posibilidades de verse afectados nuevamente. “Se reduce el riesgo porque hoy en todas las granjas se colocaron mallas pajareras para que no ingrese ningún animal, se implementaron controles para que no entre personal ajeno a las granjas y se habilitaron cercos sanitarios para que éste entre limpio”.

Sin embargo, adelanta que las exportaciones a otros países no se reanudarán sino hasta septiembre del 2015, una vez que los avicultores completen los protocolos que dicta la Organización Mundial de la Salud Animal. Según el plan trazado en conjunto con el Senasica, será hasta ese entonces en que pueda darse la declaratoria que indique la erradicación del virus.
“Nuestra meta es limpiar las granjas para que no tengamos ninguna enfermedad que nos trunque las exportaciones. A partir de 2015, una vez que la autoridad corrobore con muestreos y pruebas que ya está todo liberado, se verá entonces la posibilidad de empezar a exportar”.

Antes de la gripe aviar, el Estado exportaba el 5% de su producción a Estados Unidos, Japón, Qatar, Liberia, Emiratos Árabes Unidos, entre otros. Mientras tanto, en el mundo la industria avícola tiene un crecimiento de 4% anual y para este año se prevé que la producción de huevo alcance la cifra récord de 65.5 millones de toneladas, según la Comisión Internacional del Huevo.
Por otra parte, los productores avícolas lamentan la falta de apoyos para impulsar a un sector tan estratégico para el país desde el punto de vista alimentario. “Nosotros seguimos soñando el apoyo del Gobierno del Estado que nunca nos llegó, desgraciadamente nos han dejado solos y sí extrañamos ese apoyo porque hay mucha necesidad de inversión, sobre todo en cuestiones sanitarias”, reclama el presidente de la Asociación de Avicultores de Tepatitlán.
Se entablaron pláticas con el actual Gobierno, pero “no hemos recibido ni un solo centavo, hicimos la solicitud del recurso porque el anterior gobierno se comprometió a darnos un apoyo pero éste nunca llegó”.
Sobre la política agropecuaria del Gobierno estatal, considera que se requiere de “mayor acercamiento y entendimiento con la industria avícola para llevar a cabo las acciones que se requieren para impulsar al sector, así como para conocer los intereses del avicultor”.

El reto, recuperar el consumo per cápita de huevo
Al día de hoy, el principal problema que enfrentan los empresarios de este sector es, a decir del representante de los avicultores en Tepatitlán, la caída del consumo nacional per cápita de este producto, que cayó de 22.5 a 20.8 kilos por la influenza.
Estrada de la Torre estima que aún falta medio kilo para llegar a los niveles anteriores a la contingencia. “Ahorita traemos un consumo de 21.9 kilos al año per cápita, pero estamos promoviendo y trabajando mucho para regresar a los niveles anteriores a la crisis, es nuestra mayor preocupación en este momento”.
Por ello, lanza un llamado a la población a que confíe en los productores jaliscienses y mexicanos para aumentar así el consumo de huevo. “Ya demostramos que sí podemos levantarnos, nos comprometimos y lo logramos”.
Añade: “Tengan confianza en el producto, sigue siendo el alimento más sano, el que tiene mayores proteínas y vitaminas, además es el más barato”.
Para el 2015, las previsiones para México de la Comisión Internacional del Huevo pintan más favorables: con un crecimiento de 3% tanto en producción como en consumo nacional. Mientras tanto, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos calcula que, para el año entrante, México se convertirá en el mayor importador de productos avícolas del mundo.
Entre 2013 y 2023 alcanzará el mayor crecimiento como comprador de productos avícolas, con un acumulado de 68.7%, frente a otros países como China y Arabia Saudita, con 44.7 y 27.4% respectivamente. Según las proyecciones, las importaciones de México aumentarán de 785 mil toneladas (2013) a un millón 97 mil toneladas (2023).
En ese año, Brasil se convertirá en el primer exportador mundial avícola, con cuatro millones 867 mil toneladas, seguido por Estados Unidos, con cuatro millones 272 mil.

SABER MÁS
A nivel mundial, México mantiene el puesto como el principal consumidor per cápita de huevo y el quinto productor, a pesar de las pérdidas generadas por la gripe aviar que superan los 15 mil millones de pesos.
En Jalisco genera por esta actividad cerca de 32 mil empleos directos y 100 mil indirectos.