Récord histórico en certificación de material genético.

La directora del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), Enrique Molina Macías, informó que el reciente año de 2014, trajo consigo el establecimiento del récord histórico a escala nacional que supuso la comercialización de 300 mil toneladas de simientes certificados, en su mayoría de granos y frijol; además de material vegetativo certificado de varias especies de gran importancia en el campo, como papas, cocoteros y aguacates.

También dijo que el SNICS ha trabajado arduamente en la elaboración de dos importantes marcos normativos para mejorar la certidumbre en la calidad de las semillas y el material vegetativo.

Otro marco normativo se encamina a que las autoridades faculten a organismos privados que éstos sean autorizados para la certificación de semillas y variedades de material vegetativo.

Molina refirió que con el aumento de instancias de certificación se tendrá una mayor capacidad de respuesta ante la necesidad de combatir la piratería en esta materia, y a la vez el SNICS fortalecerá en sus funciones exclusivas de inspección que tiene por mandato legal.

Abundó que la piratería de semillas y material vegetativo cada vez se hace más sofisticada, lo que requiere de medidas cautelares, como la revisión del etiquetado y la petición de facturas para reclamaciones y posibles denuncias.

La titular del SNICS resaltó que el combate a la piratería de semillas certificadas, requiere de la cooperación de los productores y comercializadores a fin de que la autoridad competente tenga la información oportuna y detallada, para actuar con toda la energía que se cuenta en el marco legal correspondiente.

La experiencia de Jalisco
En el campo de Jalisco hay un avance gradual en la utilización de semillas certificadas y de otros materiales vegetativos (como plantas e hijuelos) que garanticen la calidad del producto que el agricultor requiere para determinado objetivo, como la siembra de granos o las plantaciones de frutas y hortalizas, por citar algunos ejemplos.

Así lo puntualizó el director general de Comercialización de la Secretaría General de Jalisco (SEDER), René López Ruelas, quien expuso que hace diez años de las 600 mil hectáreas destinadas en el campo jalisciense a los granos, solamente 30 por ciento se sembraban con simientes mejoradas, mientras que actualmente este indicador se ha elevado a 80 por ciento, lo que muestra un avance sustancial en este renglón.

Hizo notar que la adquisición de semillas de calidad supone un factor de gran relevancia para una agricultura productiva, junto con otros componentes de los paquetes tecnológicos, como la nutrición vegetal, la maquinaria adecuada y el mejoramiento de los suelos, entre otros factores.

Como muestra del avance en la disponibilidad de maíz certificado para las siembras comerciales, ya sea para producir grano o forraje, el funcionario estatal indicó que en el mercado de las semillas de calidad, tiene a la disposición de los productores 100 variedades de maíces blancos, amarillos y otros colores; para que cada agricultor compre lo que más le convenga de acuerdo a sus planes de negocio.

Fuente. SEDER-Jalisco.
EL DATO
Un ejemplo ilustrativo. En tierras de temporal en el cultivo de maíz, se recomienda establecer entre 60 y 70 mil semillas por hectárea para tener buenos rendimientos. A mayor número de semillas, menor tamaño de las mazorcas.

Semillas SNICS
Semillas SNICS
Semillas SNICS
Semillas SNICS
Semillas SNICS Semillas SNICSSemillas SNICS