“Muchos aún no pueden vende su cosecha y de apoyos, otros tantos no los han visto”. Señala líder ejidal.

El tiempo para la preparación de la tierra de aquellos agricultores que cultivan «de temporal» están a la vista, pero aún arrastran la preocupación de la venta de su cosecha. Muchos de ellos, aunque se inscribieron en los programas de apoyos gubernamentales, a finales de marzo aún no recibían ningún apoyo.

Esto los tiene contrariados puesto que los precios por el maíz cayeron muy por debajo de lo previsto por ellos pero los costos de insumos (fertilizantes, agroquímicos y otros) siguen con tendencia al alza, por lo que se observa “triste el panorama”. Lo considera Héctor Manuel Gutiérrez Prado, presidente del ejido San Martín, en San Martín Hidalgo, que agrupa a aproximadamente 360 ejidatarios, de los cuales, 320 cultivan maíz.

Otros factores en contra que se suman a la problemática de estos agricultores son: mal precio, pago tarde y sin apoyos. «Está finalizando el mes de marzo y no se ha liquidado todo el maíz; los productores con sus compromisos financieros… ¿a dónde vamos a dar?», se lamenta el entrevistado.

Panorama. Para expresar un panorama general de la situación que le aguarda al agricultor, refiere que hace dos ciclos, vendieron el maíz a cinco mil pesos la tonelada con costos de producción mucho más bajos que los actuales.

En el presente ciclo, abunda, se está vendiendo el maíz (aún con contrato), a un precio máximo de tres mil 500 pesos por tonelada, a reserva que le den un apoyo adicional (“compensación a las bases”, dicen).

Añade que por “la libre” (sin contrato ni apoyos), ronda entre dos mil 700 y dos mil 900 pesos la tonelada, aunque hay compradores que abusan de la situación y ofrecen comprarlo a dos mil 500 pesos por tonelada.

A estos malos momentos se suman otros de diversa índole. Explica: «De apoyos o incentivos, no los tenemos a la vista, nosotros. A finales de marzo, no se ha liquidado todo el maíz (contratado). Los productores andan con sus compromisos financieros, con maíz sin vender y con los proveedores de insumos detrás de ellos, con un costo financiero más alto, que lo tienen que pagar. No se les perdona a los productores… hay que pagarlo».

Todos con problemas. Para Gutiérrez Prado, la condición que les presentaron de apoyar 10 toneladas por productor resultó poco atractiva ante un año benigno en lluvias, que les hizo aumentar su producción promedio.
Dice que las parcelas de su ejido mantienen una producción promedio de ocho toneladas pero con el buen temporal que se presentó, muchos llegaron a producir hasta 13 toneladas. Esto los dejó con un problema de colocación de en promedio 30 toneladas de maíz por productor.
Aclara que el promedio de la dotación de tierras por ejidatario es, en promedio, de 10 hectáreas.
«Entonces, para el productor que ahora cosechó de 13 toneladas, le queda el problema de vender 30 toneladas por “la libre”… si es que logró ingresar a “Agricultura por Contrato”», reitera.
En consecuencia, existen muchos productores decepcionados y golpeados económicamente.
«El productor medio o pequeño, se está retirando de la actividad. Los productores grandes son los que están absorbiendo esa superficie. Están rentando las parcelas de los que ya no siembran», dice.

Las frases…

1.- «Soy un convencido que desde el Tratado del Libre Comercio, el único que ha hecho su trabajo, es el productor. En aquel tiempo, éramos productores de tres toneladas… ahora somos productores de 10 ó 12 toneladas».

2.- «En aquel tiempo, con una tonelada de maíz comprábamos dos toneladas de urea… y nos sobraban 50 pesos. Ahora, ocupas dos toneladas y media de maíz para comprar una de urea».

3.- Si fuéramos justos y desde el TLC las cosas se hubieran aumentado de forma proporcional, el maíz, en su precio justo, debería valer de 12 a 15 pesos por kilo. No lloramos tanto, pero es muy justo un precio desde 6 o 7 pesos por kilo actualmente».

PIES DE FOTO
FIRMA de cheques para productores de maíz en evento organizado por Seder.
AA / Miguel Yáñez A.