Los productores de Jalisco sufren las consecuencias por la importación de leche en polvo y el incumplimiento de convenios de varias industrias.

Tlaquepaque, Jalisco.- Los productores de leche de Jalisco se encuentran en una situación desesperada ya que la industria ha incumplido con los convenios pactados y dejan sin recoger 500 mil litros de leche diarios, a la fecha.

En este 2015, la situación se está presentando, incluso, antes de Cuaresma, cuando en años anteriores se daba después de la Semana Santa. Lo anterior fue expresado por el presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco, Andrés Salvador Ramos Cano, en rueda de prensa en la que lo acompañaron el secretario de la misma, Adalberto Velasco Antillón; el líder de la CNC en Jalisco, Roberto de Alba, y líderes y directivos de varias asociaciones ganaderas locales.

El líder ganadero de Jalisco agregó: “En este año estamos viendo una situación en los primeros tres meses que no se había presentado desde hace más de 10 años. No se había presentando como se está viendo de grave en este primer trimestre del año”.

Esto se genera porque la industria tiene almacenada en sus bodegas una gran cantidad de leche en polvo, que utiliza para elaborar sus productos haciendo mínima la aportación de la leche fluida en los mismos, según dieron a conocer. Ramos Cano señaló que con base en datos obtenidos, a México entraron 118 mil toneladas de leche en polvo en los últimos seis meses, misma que viene de Estados Unidos, Nueva Zelanda y la Unión Europea.

Jalisco cuenta con un padrón de entre 12 a 15 mil productores de leche, de los que el 80 por ciento son pequeños, y que el día de hoy, están pasando por una situación crítica debido a que hay una desestabilización del precio, generado por la reciba de leche, o sea, que la industria hoy no está respetando el convenio como está pactado. Pero existen datos que sugieren que la cantidad ha sido mayor.

El estado de Jalisco produce cinco millones 700 mil litros de leche diario y aporta a nivel nacional el 19 por ciento de este alimento; sin embargo, de ese total, 500 mil se quedan con el ganadero porque no se les quiere recibir.

Esto ha generado que en algunos municipios de la cuenca lechera estatal más grande del país (Los Altos y la Ciénega), quienes adquieren la leche impongan precios que van desde cuatro o tres pesos por litro y se tiene el caso de un peso por litro de leche en el municipio de Jalostotitlán.

El líder ganadero del estado señala que bajo esta situación, si el productor grande pierde dinero, pierde algo de utilidades; pero si el pequeño productor pierde, no es que pierda dinero sino que está dejando de comer y retirándose de la actividad.

Hizo mención que varios ganaderos pertenecientes a la CNC, han acudido con su líder en Jalisco, Roberto de Alba, a quien le han solicitado apoyo para tal situación y que, por lo mismo, se suma a los esfuerzos que realiza la Unión Ganadera Regional de Jalisco y apoyará las medidas que se decidan realizar.

Ramos Cano abundó que la información que al respecto tiene de Liconsa, es que si no le autorizan el presupuesto señalado a más tardar el primero de abril, dejará de adquirir 400 mil litros de leche más, lo que agravaría el problema al aumentar a casi un millón de litros de leche diario que no encontrarían mercado.

Al no tener colocación, esto obligaría a los productores lecheros a deshacerse de sus vacas, muchas de las cuales se encuentran en una curva de producción a la alza, pero que tendrían que irse al rastro al no tener manera de mantenerlas.

Esta medida está golpeando al sector productor de carne que por la saturación del mercado, provocaría una presión a la baja del precio; al verse afectados todos estos eslabones de producción, se cae en un problema, ya no de producción, sino social, mencionó Ramos Cano.

Abundó que el precio promedio del litro de leche, hoy, debe ser de seis pesos, y que multiplicado por los 500 mil litros que quedan fuera de mercado, esto deja un remanente de tres millones de pesos diarios con lo que los transformadores del lácteo están castigando al productor.

Por su parte, el secretario de la UGRJ, Adalberto Velasco, señaló algunas de las peticiones que realizan a las autoridades; son las siguientes:
-Que se frene la importación indiscriminada de sueros y leche en polvo, mucho de estos de dudosa calidad.
-Que la leche que se importa de otros países, después de certificar su calidad, no sea rehidratada para ser vendida como leche fluida, porque nos pone a competir en indefensión.
-Que las diferentes dependencias e instituciones de gobierno de cualquier nivel (federal, estatal o municipales) compren leche de productores jaliscienses y mexicanos. Por ejemplo los sistemas DIF, reclusorios y escuelas.
-Que las fórmulas lácteas, que son una competencia desleal, desaparezcan del mercado por ser un engaño al consumidor o que en su momento sean pintadas de otro color para que a la gente les quede claro que no es leche.
-Pedimos a las dependencias involucradas, que regulen, vigilen y retiren inmediatamente aquellos productos que se dicen ser producto lácteo (quesos, cremas, yogures) y que poco o nada tiene que ver con la leche.
-Y dentro de este contexto, que estamos pidiendo al Presidente de la República, que cuando hablamos de los problemas de la leche en Jalisco, no estamos hablando de un problema de leche, sino social, porque atrás de cualquier compañero ganadero, está una familia.

PIES DE FOTO
Directivos ganaderos exponen la problemática de la leche a medios de comunicación.

FOTO DOS
Reunión que se tuvo el 10 de marzo con productores de leche, para analizar las peticiones a las autoridades.